El radicalismo irá solo en la Ciudad. El GEN y el socialismo decidieron aliarse con Proyecto Sur. La imposibilidad de sellar un acuerdo en el distrito porteño deja la puerta abierta para una alianza con De Narváez en la provincia.

La Unión Cívica Radical se enfrentó ayer a la mañana con el peor escenario en el distrito más importante del país. El Frente Progresista que desde hace meses intenta sellar junto al socialismo, el GEN y Proyecto Sur fracasó en su primer ensayo, en la Ciudad de Buenos Aires. A pesar de las negociaciones de último momento, la UCR competirá sola en las elecciones del 10 de julio.

“Estamos trabajando en la idea de lograr un acuerdo, como se ha logrado a nivel de la Ciudad de Buenos Aires con ‘Pino’ Solanas”, admitió ayer el gobernador socialista Hermes Binner, en una clara señal de que su partido se aleja de una eventual alianza electoral con el radicalismo. Ocurre que la interna del socialismo también influye en el cierre de los acuerdos electorales. Binner quiere evaluar la performance de Antonio Bonfatti, su candidato en la elección interna del 22 de mayo, para posicionarse.

En cambio, en una entrevista publicada ayer por El Litoral, Rubén Giustiniani, el contrincante de Bonfatti, evitó señalar a Francisco de Narváez como “un límite” para la conformación de una alianza con el radicalismo, sino que cifró su viabilidad a la suscripción de un acuerdo programático.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here