Es todo una cuestión de gustos, pero Adabel Guerrero tenía bien en claro a dónde quería irse con su novio, Martín Lamela, a pesar de que él ya había elegido un  para el primer de larga distancia de la .

«Es un divino, él me quería llevar para ver ‘Moulin Rouge’ y otras , pero cuando me enteré lo mato», expresó la morocha a la  Caras. «¡Lo  que yo quería era sol y playa! ‘París en otro momento, necesito mar, agua y  bronceada’, le dije. Así surgió la idea», explicó Guerrero.

«Soy amante del verano y, como estuve de , no lo pude disfrutar», se excusó la vedette, que prefirió dejar pagando a la ciudad de las luces para ir a sumergirse en las aguas cristalinas del Caribe mexicano, ya que el segundo destino elegido por Lamela (y probablemente con el visto bueno de Guerrero), fue Playa del Carmen, la isla de Cozumel y las ruinas deTulum, todo en la península de Yucatán.

La pareja se conoce desde enero de 2008, cuando él trabajaba en una concesionaria de autos a la que ella fue a elegir una neuva . En ese momento, Lamela seguía en pareja con la madre de sus hijos, pero la atracción por Guerrero pudo más y a las dos semanas ya convivían en Córdoba, donde ella estaba trabajando.

«Estamos absolutamente comprometidos y formalizados como pareja. Lo más imporante es llevarnos bien y amarnos», rescató Guerrero. París puede esperar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here