“Voy a dejar lo que tengo y lo que no tengo para defender las conquistas”

Al encabezar un acto en Merlo, Cristina cuestionó a quienes «desde el 25 de mayo de 2003 vienen anunciando la catástrofe de los argentinos». En ese sentido, señaló: «Mientras los otros hablan y critican, nos hemos dedicado a construir».

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró ayer en Merlo que seguirá «al frente de la República Argentina como siempre» y que dejará «todo» para «defender las conquistas de la patria».

«Esta presidenta se sigue poniendo al frente de la República Argentina, como siempre lo hice, defendiendo las ideas, el proyecto, la patria. Lo hice en las condiciones más adversas, en forma casi solitaria cuando era sólo una diputada, una representante de la Patagonia», expresó Cristina.

«Y lo voy a seguir haciendo porque creo en la Argentina y la amo profundamente» agregó, al hablar en un acto en el que anunció junto al gobernador Daniel Scioli y al intendente de Merlo Raúl Othacehé distintas obras para la zona.

La presidenta afirmó con énfasis: «créanme que voy a dejar todo lo que tengo, y lo que no tengo también, para defender las conquistas, siempre junto a ustedes, de corazón».

Repasó los logros del gobierno nacional desde la gestión del ex presidente Néstor Kirchner y dijo que ambas presidencias «no sólo tienen en común un proyecto político» sino que apostaron al trabajo, la industria y la educación «como nunca antes en la historia del país».

Recordó la recuperación de millones de puestos de trabajo, la educación con un financiamiento inédito, la construcción de 700 escuelas y 200.000 soluciones habitacionales, y el mayor crecimiento económico en los 200 años de historia argentina.

«Mientras estábamos ocupados en estas cosas otros se dedicaban a hablar», afirmó.

«Y mientras otros hablan y critican, en estos seis años nos dedicamos a construir, a hacer, a impulsar y crecer. Todos los días con una obra nueva, una gestión nueva», agregó.

Se enorgulleció de «pertenecer a un espacio político» que nunca envió un proyecto para cercenar o recortar un derecho y dijo que en cada paso del gobierno nacional puede verse «en toda magnitud lo que algunos llaman proyecto, modelo o gestión», lo que definió como «construir la patria, el país y la dignidad».

La presidenta dijo que esos momentos se ven «cada vez» que «un argentino consigue trabajo, un gremio logra negociar mejor su convención colectiva, un trabajador que estaba en negro pasa a formar parte del trabajo formal y un chico recibe una beca para estudiar en el colegio secundario o acceder a la universidad».

También nombró la oportunidad en que «un hombre o una mujer caído del aparato productivo o que un patrón inescrupuloso no le había hecho los aportes y puede jubilarse gracias a esta gestión» o cuando «los jubilados dejados de la mano de Dios durante años han conseguido cristalizar la ley que les da un aumento dos veces al año».

De la misma forma destacó la recuperación de los fondos de las jubilaciones que «se distribuían entre selectos clubes de amigos» en lugar de «sostener la actividad económica y el nivel de empleo del país».

«Esto fue lo que estuvimos haciendo en estos seis años. Eso no significa que hemos hecho todo. Hicimos mucho y sabemos que falta, y por eso queremos seguir trabajando junto a todos los argentinos para poder llegar al régimen de pleno empleo con el que sueño, con más de mil escuelas nuevas y medio millón de viviendas», expresó.

La presidenta instó a «seguir por ese camino y ese compromiso» y advirtió que no se trata de promesas: «puedo mirar a los ojos a todos y decirles que hemos hecho mucho más de lo que dijimos en la campaña de 2003. Porque ese es nuestro compromiso con el trabajo y la gestión», sostuvo.

(Telam)