Proyección del PBI de acuerdo a la Secretaría de Hacienda.

El aumento de los ingresos tributarios en 2011 determinó un salto a 31,1% de la capacidad de generación anual de riqueza por parte del conjunto de los residentes en el país. Significó una suba de 2,2 puntos porcentuales respecto del año anterior. Semejante impulso sólo fue superado en 2004

Pese a semejante brinco del cobro de impuestos, la Secretaría de Hacienda no pudo evitar en el último año que se redujera la capacidad de ahorro del sector público y por tanto debió mantener la asistencia financiera del Banco Central.

Si se agrega el efecto de los impuestos y tasas que cobran el conjunto de las provincias y municipios, se estima que la presión tributaria global asciende a más de 42% del PBI. Y, dado que un tercio de la economía se mueve en la informalidad, el pago de tributos por quienes no evaden ni un solo gravamen supera largamente aquellas proporciones.

El desempeño de la recaudación tributaria, que implica restar ingreso disponible al sector privado para consumo e inversión, «se basó en los incrementos de las transacciones, las remuneraciones, el comercio exterior y los precios», explica el informe trimestral de la Dirección Nacional de Análisis Fiscal.

También, colaboraron las mayores ganancias obtenidas por las sociedades y las personas físicas.

En cambio, «tuvieron un efecto negativo, en la comparación con 2010, el incremento de los montos de las devoluciones y reintegros a los exportadores y a los productores de granos, la diferente composición de las exportaciones y la elevación de las deducciones personales en el Impuesto a las Ganancias», observa el análisis de marras.

Mayor formalización de la economía

El Impuesto al Valor Agregado continuó siendo el gravamen que registra la mayor participación con 28,3%, siguiéndole en importancia los Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social 25,1%, el Impuesto a las Ganancias 19,9% y, en cuarto lugar, los Derechos a la Exportación, que representaron el 9,9% del total de la recaudación de los impuestos nacionales.

Si bien esas proporciones no acusaron cambios relevantes en comparación con un año antes, el estudio de Hacienda dio cuenta de una creciente representatividad respecto del nivel del PBI de los impuestos sobre el ingreso, así como sobre los bienes y el Sistema de Seguridad Social.

Ganancias ascendió a 6,1% del PBI, alcanzando la proporción más alta desde la salida de la convertibilidad. También alcanzaron récord en esa relación lo percibido por IVA con 8,7%, sobre los créditos y débitos bancarios 2%, los aportes de los empleados a 2,9% y las contribuciones de los empleadores con 4,3% del producto bruto interno.

Semejantes avances se alcanzaron a partir de las tareas conjuntas de fiscalización que encararon la AFIP y el Ministerio de Trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here