El ex presidente y diputado nacional, Néstor Kirchner se dirigió a la oposición para reclamarle que «terminen con la máquina de impedir» y afirmó que «si no fuera por el coraje de Cristina hoy el país estaría paralizado y millones de trabajadores en problemas».

En ese marco, sostuvo que «la transformación de la patria no es patrimonio de nadie, es del pueblo argentino», al aclarar lo que dijo ayer en el Chaco cuando aseguró que este modelo estaba preparado para gobernar hasta el 2020.

«Yo ayer dije y vuelvo a repetir, las elecciones van y vienen, las candidaturas se dan en los tiempos que corresponden, pero nosotros y quienes nos acompañan, y los que no nos acompañen, lo que hicimos fue construir un proyecto estratégico», agregó.

Antes de concluir su idea, el ex mandatario aclaró que «en los 90 llegó la noche neoliberal, en la década que empezó en 2003 iniciamos la patria de la reconstrucción de los derechos humanos y la dignidad, con Cristina se profundiza el modelo de la distribución del ingreso, el avance tecnológico, y la educación para todos».

«Esa evolución en la década que viene, del 2010 al 2020, tiene que tener como centro la recuperación de los trabajadores en la distribución del Producto Bruto Interno (PBI), para que puedan llegar al 50 por ciento como lo fue en la época de Perón», añadió.

Y en ese sentido, Kirchner manifestó que «es fundamental entender que nosotros no somos eternos y no confundirnos con lo que dicen los que nos enfrentan y son una máquina de impedir».

«Yo decía ayer que esperaba que lo que empezó la presidenta, la profundización de este modelo, dios quiera este abrazada en 2020 a algún joven o alguna joven, alguno de ustedes, los que estén a la cabeza de este proyecto», enfatizó.

El diputado nacional dijo que «no hay destinos individuales, sino conducción colectiva de la política, es fundamental en este proceso evolutivo, que trae el crecimiento y la formación de nuevos pensamientos, que se oxigene con gente joven que pueda aportar su capacidad creativa».

Kirchner fue el orador principal del acto convocado por el Movimiento Evita en el estadio de Ferro para recordar el triunfo electoral de Héctor J. Cámpora el 11 de marzo de 1973.

Kirchner estuvo acompañado por los dirigentes del Movimiento Evita; el gobernador y vice de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli y Alberto Balestrini, además de legisladores, funcionarios y el secretario general de la CGT, Hugo Moyano.

Al mencionar las críticas que realiza la oposición al oficialismo por las «formas», Kirchner señaló que «yo creía que querían un Parlamento sin mayorías para abrir el debate. Pero al lado de esta gente, somos un jardín de infantes».

En ese sentido, mencionó que la oposición no le formuló ninguna pregunta a la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont cuando en el Senado habló en la Comisión de Acuerdos.

«Esas son las formas que tiene ese supuesto esquema democrático», afirmó.

Kirchner cargó también contra «los grupos concentrados mediáticos» y dijo que «para ellos mejorar la calidad institucional es que no haya ley de medios para mejorar la democracia. Pero nuestra Presidenta tomó la bandera y por eso la atacaron».

Al defender la política de desendeudamiento, dijo que Cristina «tomó una decisión de gran coraje ante la crisis internacional y la burbuja financiera. No hizo como hicieron en 1988, en la década neoliberal de los 90, o en el 2001 que para tratar los compromisos internacionales y llegar al déficit cero bajaron el sueldo a los jubilados, despidieron gente, cerraron empresas».

«Este modelo económico no tiene esa cantidad de reservas (en el Banco Central) para adorarlas. Son reservas para seguir creciendo, para que crezca el salario, la economía, para desendeudarnos y no pagar tasas del 15 por ciento ni comisiones vergonzosas como con el Plan Brady o el Megacanje», sostuvo.

«Los mismos que se arrodillaron ante el FMI, los que generaron el corralito, hoy dicen no toquemos las reservas porque está en juego el salario de los trabajadores», agregó.

Estuvieron presentes los ministros Julio Alak (Justicia, Seguridad y Derechos Humanos), y Nilda Garré (Defensa); los secretarios Carlos Zanini (Legal y Técnica) y Héctor Icazuriga (Inteligencia); el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli; y el titular de la CGT, Hugo Moyano.

También estaban en el palco los dirigentes de movimientos sociales Emilio Pérsico (Movimiento Evita), Edgardo Depetri (Frente Transversal); los intendentes Alberto Descalzo (Ituzaingó), Osvaldo Amieiro (San Fernando), Francisco Gutiérrez (Quilmes), y Mario Secco (Ensenada); y los legisladores nacionales Agustín Rossi y Carlos Kunkel.

Además se pudo ver a los legisladores bonaerenses Horacio González y Fernando Navarro; el vicejefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina; y uno de los referentes de la agrupación Carta Abierta, Ricardo Forster, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here