Uno de los custodios de los menores declaró ante la Justicia el intento de secuestro en el incidente de la semana pasada.

Hijos de FortUn custodio del fallecido Ricardo Fort ratificó ante la Justicia que pudo haber sido un intento de secuestro el hecho del que fueron víctimas los hijos del empresario, porque el delincuente que portaba un arma gritaba «al pibe me lo llevo, no jodan».

«Al pibe me lo llevo no jodan», le dijeron al custodio de Ricardo Fort cuando lo agredieron junto a los hijos del empresario fallecido.

Así lo aseguró el custodio en su declaración indagatoria ante el juez de instrucción Manuel Gorostiaga, quien lo imputó de exceso en legítima defensa por haber disparado a un joven que junto con un cómplice intentó o un secuestro o un robo al voleo, como confesó el delincuente que se encuentra detenido.

Se trata del hecho ocurrido el 1 de diciembre por la noche cuando los dos hijos de Fort viajaban en un vehículo, junto a dos custodios y Gustavo Martínez, quien fue pareja del empresario y actualmente está a cargo de los chicos.

El auto de alta gama iba por la calle Cuba al 3400 del barrio porteño de Nuñez, cuando fueron interceptados por dos delincuentes a bordo de una moto. En ese momento se produjo un tiroteo que terminó con uno de los agresores herido y detenido. Se trata de Rubén D´angelo quien está detenidol, e imputado por robo con armas.

Para los investigadores habría sido en principio un robo al voleo por parte de motochorros, pero ahora el fiscal Campagnoli pidió al juez que amplíe el objeto de la pesquisa al no descartar un intento de secuestro como una de las hipótesis.

En el mismo sentido, Alfredo Oliván, abogado del custodio imputado por exceso de legítima defensa, había señalado que no creía que se tratase de un hecho al voleo, sino que pensaba que intentaron llevarse a uno de los chicos.

Según el custodio, cuya identidad se mantiene en reserva a pedido de las fuentes, mediante un escrito firmado por su abogado Olivan, le ofreció al agresor llevarse la billetera y el reloj rolex y le dijo «estoy con mi familia, no me lastimes».

«Curiosamente, y a pesar de que yo exhibía ostensiblemente sobre la palma de mi mano el reloj que ofrecía, el ofensor comenzó a transitar lentamente alejándose de mi hacia el lado del acompañante del vehículo, siempre esgrimiendo la pistola que portaba contra mi persona», explicó el custodio, según el escrito.

Luego D´Angelo los amenazó: «Les tiro. Los mato a todos, al pibe me lo llevo, no jodan». E l delincuente le advirtió que «que secuestraría al niño».

«¿Querían matar a las personas a quienes yo transportaba? ¿Querían secuestrar a los menores?», se preguntó el custodio, según el escrito.

«Existía en mí en ese momento una sobrada presunción de que la persona estaba por terminar con mi vida, y con la de aquellas otras dos personas a las que apuntaba con su arma», dijo el custodio al hacer su descargo. Así justificó el hecho de extraer su arma, identificarse como personal policial, y haber efectuado al menos cuatro disparos, dos de los cuales impactaron en el agresor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here