Silvina Escudero, ganadora del “Bailando 2009”, consiguió anoche el puntaje más alto en lo que va de la ronda de “cha cha cha” con perfectos 40 puntos: diez por cada miembro del jurado, salvo Pachano, quien tiene el voto secreto. Pegado a la morocha, con 39 tantos, quedó Adabel Guerrero, en reemplazo de Sofía Zámolo.
En la misma noche, Fabio “La Mole” Moli quedó sentenciado para el repechaje en forma automática. Apenas comenzada su coreo, el boxeador se olvidó cómo seguía y tuvo que detener el trabajo de su compañera.
El cordobés atribuyó su olvido a los minutos de “previa” con Tinelli, a quien intentaba convencer para que le diera un “piquito” a Coki. Pese a que en el propio control de la productora montaron una especie de “privado de boliche” para el conductor y la cantante, no hubo éxito y el beso sigue siendo esquivo.
La segunda noche de Cha cha cha
La primera participante de la noche fue Silvina Escudero, quien mostró una muy buena relación con Graciela Alfano, con quien se encontró durante la transmisión de “Un sol para los chicos”. “Lo que me emocionó muchísimo fue papá Escudero con el bucito del programa”, aseguró Graciela Alfano.
“Son una excelente pareja, si tuviera cien te pongo cien”, aseguró Ricardo Fort. En tanto, que Aníbal Pachano destacó que durante la performance “fueron dos” los que se destacaron. “Pusieron sensualidad y precisión”, destacó Reina, quien puso 10. Puntaje perfecto: 40.
A un lado de la pista, como viene ocurriendo desde que desbancó a Laurita Gaffuri, se encontraba la cordobesa Patricia “Coki” Ramírez, quien aún no estaba del todo bien tras su cuadro gripal. “Sos un bombón. Te lo digo en la cara. Sabés qué me gusta de vos, cuando te tocás la nariz cuando te reís”, encaró el conductor, que aún le esquiva al beso.
Tinelli luego le recitó una poesía, mientras ella lo retaba a mirarla a los ojos. Él siguió jugando, pero no hubo beso. En un momento la producción le puso un tema lento, y ella confesó que le encantaba bailar lentos. Lo abrazó y otra vez volvieron los secretitos al oído, los cambios de una oreja a la otra con amague de bocas, pero sin nada.
“Presentá a la Mole, dale por favor que esto se está poniendo hot”, le pidió ella abanicándose con una mano. Justamente, llegó el boxeador, quien se dio el gusto de arrancar desde el centro de la pista con su parodia “Molematch”.
“Mirá qué mujer te traje y te ponés a pelot… bol…. Ya está, dale”, apuró Moli, pero Tinelli se defendió: “ Yo soy de otra época, los tiempos eran otros. Existían los bailes de la mujer que iba con la madre. No que ella diga ‘él solo quiere un touch and go”, inquirió el conductor. Pero el boxeador rápido arrmetió: “¡Pero si quiere eso ella!”.
La Mole además le preguntó al público si querían el “pico” entre Tinelli y Coki, que respondió con un “sí”. Reina y Pachano coincidieron, salvo Moria, quien dijo que iba a “quitar la magia”. “Hay que seguir con la franela, piquito no va”, argumentó. Fort  también se la jugó por el beso. Por último, Graciela disparó: “Si lo vas a hacer, más que piquito dale un beso”.
Cuando ya estaban los dos en el medio de la pista, frente a frente, de un lado llegó corriendo Belén Francese. Pero así como llegó, Moli la tomó y se la llevó fuera. “Marcelo, no, en la tele no. Están todos mirando”, opinó Francese, quien se llevó a la cantante fuera de la pista.
“Si te gusta, ¿entonces? Era un piquito”, le dijo la Mole en el medio de la pista, casi en secreto como si nadie escuchara. Y aprovechó que estaba su esposa para mostrarle cómo tenía que hacer con Coki. Marcelo fue por los pasillos de Ideas a buscar a la cordobesa, aunque en vez de ir a controles, siguió de largo. “No me animo”, reconoció.
Después de dar varias vueltas, el conductor se comenzó a acercar aunque de a poco. Luego de encajarle a un técnico a Francese, el conductor se sentó al lado de Coki, y comenzó una charla típica de boliche. “¿Siempre venís a este boliche?”, preguntó él. Y ella, rápida, replicó: “Tanto que ya me quedé una semana”. A los pocos minutos, todos del control los dejaron solos.
“Te besaría todo ese cuello, rodearía tu cuello de besos. Me encantaría besarte en la frente. En este momento… no me importa nada de nada”, le dijo él y avisó “voy a acercarme de a poco. Voy a ir buscando, cerrá los ojitos. Este momento dejenme que lo disfrute. Mi primer besito va a ser suavecito (y fue al lado del ojo). El de ahora es un poquito más fuerte (y la besó en la mejilla). Cerrá los ojos que ahora sí me largué, es un momento romántico”, afirmó. Y cuando parecía que llegaba el beso… llegó el corte. A la vuelta, el conductor estaba en el medio de la pista: “¿No se vio?”, preguntó.
Luego llegó el baile “cha cha cha” de Moli, que a menos de un minuto del arranque se quedó parado. “Me perdí”, dijo él. El jurado decidió que, como antes habían hecho con Matías Alé, el boxeador tenía que ir a la sentencia, aunque con la opción de bailar por si quería mostrar su trabajo. “Yo creo que esto fue por la previa, focalizó su atención en otro lado, es complicado”, disparó Moria.
Aunque el boxeador hizo su coreo, con rotura de pantalón y todo, fue directo a la sentencia.
Luego, llegó a la pista Adabel Guerrero (en reemplazo de Sofía Zámolo) y Maxi Diorio, quienes hicieron una gran coreo al ritmo de “Para toda la vida” de Gloria Stefan. “Me gustó mucho la coreo”, reconoció Reina. Y Moria Casán coincidió, aunque señaló que “hubo demasiada pierna”. El puntaje: 39.
Los puntajes parciales:
Virginia Gallardo: 38
Silvina Escudero: 40
La “Mole” Moli: Sentencia directa
Adabel Guerrero (reemplaza a Sofía Zámolo): 39

Silvina Escudero, ganadora del “Bailando 2009”, consiguió anoche el puntaje más alto en lo que va de la ronda de “cha cha cha” con perfectos 40 puntos: diez por cada miembro del jurado, salvo Pachano, quien tiene el voto secreto. Pegado a la morocha, con 39 tantos, quedó Adabel Guerrero, en reemplazo de Sofía Zámolo.
En la misma noche, Fabio “La Mole” Moli quedó sentenciado para el repechaje en forma automática. Apenas comenzada su coreo, el boxeador se olvidó cómo seguía y tuvo que detener el trabajo de su compañera.
El cordobés atribuyó su olvido a los minutos de “previa” con Tinelli, a quien intentaba convencer para que le diera un “piquito” a Coki. Pese a que en el propio control de la productora montaron una especie de “privado de boliche” para el conductor y la cantante, no hubo éxito y el beso sigue siendo esquivo.
La segunda noche de Cha cha cha
La primera participante de la noche fue Silvina Escudero, quien mostró una muy buena relación con Graciela Alfano, con quien se encontró durante la transmisión de “Un sol para los chicos”. “Lo que me emocionó muchísimo fue papá Escudero con el bucito del programa”, aseguró Graciela Alfano.
“Son una excelente pareja, si tuviera cien te pongo cien”, aseguró Ricardo Fort. En tanto, que Aníbal Pachano destacó que durante la performance “fueron dos” los que se destacaron. “Pusieron sensualidad y precisión”, destacó Reina, quien puso 10. Puntaje perfecto: 40.
A un lado de la pista, como viene ocurriendo desde que desbancó a Laurita Gaffuri, se encontraba la cordobesa Patricia “Coki” Ramírez, quien aún no estaba del todo bien tras su cuadro gripal. “Sos un bombón. Te lo digo en la cara. Sabés qué me gusta de vos, cuando te tocás la nariz cuando te reís”, encaró el conductor, que aún le esquiva al beso.
Tinelli luego le recitó una poesía, mientras ella lo retaba a mirarla a los ojos. Él siguió jugando, pero no hubo beso. En un momento la producción le puso un tema lento, y ella confesó que le encantaba bailar lentos. Lo abrazó y otra vez volvieron los secretitos al oído, los cambios de una oreja a la otra con amague de bocas, pero sin nada.
“Presentá a la Mole, dale por favor que esto se está poniendo hot”, le pidió ella abanicándose con una mano. Justamente, llegó el boxeador, quien se dio el gusto de arrancar desde el centro de la pista con su parodia “Molematch”.
“Mirá qué mujer te traje y te ponés a pelot… bol…. Ya está, dale”, apuró Moli, pero Tinelli se defendió: “ Yo soy de otra época, los tiempos eran otros. Existían los bailes de la mujer que iba con la madre. No que ella diga ‘él solo quiere un touch and go”, inquirió el conductor. Pero el boxeador rápido arrmetió: “¡Pero si quiere eso ella!”.
La Mole además le preguntó al público si querían el “pico” entre Tinelli y Coki, que respondió con un “sí”. Reina y Pachano coincidieron, salvo Moria, quien dijo que iba a “quitar la magia”. “Hay que seguir con la franela, piquito no va”, argumentó. Fort  también se la jugó por el beso. Por último, Graciela disparó: “Si lo vas a hacer, más que piquito dale un beso”.
Cuando ya estaban los dos en el medio de la pista, frente a frente, de un lado llegó corriendo Belén Francese. Pero así como llegó, Moli la tomó y se la llevó fuera. “Marcelo, no, en la tele no. Están todos mirando”, opinó Francese, quien se llevó a la cantante fuera de la pista.
“Si te gusta, ¿entonces? Era un piquito”, le dijo la Mole en el medio de la pista, casi en secreto como si nadie escuchara. Y aprovechó que estaba su esposa para mostrarle cómo tenía que hacer con Coki. Marcelo fue por los pasillos de Ideas a buscar a la cordobesa, aunque en vez de ir a controles, siguió de largo. “No me animo”, reconoció.
Después de dar varias vueltas, el conductor se comenzó a acercar aunque de a poco. Luego de encajarle a un técnico a Francese, el conductor se sentó al lado de Coki, y comenzó una charla típica de boliche. “¿Siempre venís a este boliche?”, preguntó él. Y ella, rápida, replicó: “Tanto que ya me quedé una semana”. A los pocos minutos, todos del control los dejaron solos.

“Te besaría todo ese cuello, rodearía tu cuello de besos. Me encantaría besarte en la frente. En este momento… no me importa nada de nada”, le dijo él y avisó “voy a acercarme de a poco. Voy a ir buscando, cerrá los ojitos. Este momento dejenme que lo disfrute. Mi primer besito va a ser suavecito (y fue al lado del ojo). El de ahora es un poquito más fuerte (y la besó en la mejilla). Cerrá los ojos que ahora sí me largué, es un momento romántico”, afirmó. Y cuando parecía que llegaba el beso… llegó el corte. A la vuelta, el conductor estaba en el medio de la pista: “¿No se vio?”, preguntó.
Luego llegó el baile “cha cha cha” de Moli, que a menos de un minuto del arranque se quedó parado. “Me perdí”, dijo él. El jurado decidió que, como antes habían hecho con Matías Alé, el boxeador tenía que ir a la sentencia, aunque con la opción de bailar por si quería mostrar su trabajo. “Yo creo que esto fue por la previa, focalizó su atención en otro lado, es complicado”, disparó Moria.
Aunque el boxeador hizo su coreo, con rotura de pantalón y todo, fue directo a la sentencia.
Luego, llegó a la pista Adabel Guerrero (en reemplazo de Sofía Zámolo) y Maxi Diorio, quienes hicieron una gran coreo al ritmo de “Para toda la vida” de Gloria Stefan. “Me gustó mucho la coreo”, reconoció Reina. Y Moria Casán coincidió, aunque señaló que “hubo demasiada pierna”. El puntaje: 39.
Los puntajes parciales:
Virginia Gallardo: 38Silvina Escudero: 40La “Mole” Moli: Sentencia directaAdabel Guerrero (reemplaza a Sofía Zámolo): 39

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here