casaretoEl titular de la Pastoral Social Jorge Casaretto no quiso polemizar con números la situación de la pobreza en Mendoza y logró el compromiso de Jaque de abordar un problema social que el Papa Benedicto XVI calificó de «escándalo» hace  días.

 

El obispo estuvo esta tarde en el 4º piso de Casa de Gobierno para reunirse con el mandatario provincial, figuras políticas y referentes sociales y empresarios con el motivo de presentar elinforme que los obispos argentinos prepararon y presentaron al Papa sobre la situación social en nuestro país. Se trata de «Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad 2010-2016»., elaborado el año pasado y, según Casaretto, aprobado por unanimidad por la cúpula eclesiástica.

«Hemos planteado el tema de la pobreza como objetivo para el Bicentenario como una preocupación prioritaria», manifestó el religioso junto a Monseñor Arancibia, arzobispo de Mendoza.

Sin embargo, Casaretto evitó entrar en polémicas y no ofreció números al respecto. En su lugar, optó por destacar que el encuentro «sirvió para que las fuerzas vivas de Mendoza se hayan podido encontrar», refiriéndose a la cantidad de presentes que lo escucharon en una primera instancia y que luego plantearon sus posturas.

«El gobernador dijo que va a tomar esta iniciativa como prioritario», explicó el también obispo de San Isidro, respecto del compromiso dado por Jaque y señaló sentirse sorprendido: «Me impresionó que el Gobernador reconoce que es un problema urgente que hay que afrontar».

Si bien los presentes compartieron el diagnóstico elaborado por la Iglesia Católica argentina, las críticas que pudieron escucharse en el salón Patricias Mendocinas apuntaron al hecho de que no es la primera vez que se concerta al diálogo para abordar la problemática social. Y pidieron medidas concretas, que el titular de la Pastoral Social no pudo dar en ese momento.

«Los lineamientos los tienen que trabajar los gobiernos», sostuvo Casaretto.

A pesar del compromiso asumido, el gobernador no estuvo presente durante la conferencia de prensa posterior al encuentro y en su representación el vice Cristian Racconto se sentó junto a Casaretto y a Monseñor Arancibia.

El 30 por ciento de los mendocinos son pobres

La que sí otorgó números para aclarar un poco el panorama fue la ministra de Desarrollo Humano, Silvia Ruggeri, que precisó que los números con que cuenta el Ejecutivo se basan en la cantidad de personas que son asistidas en diversos programas de ayuda social.

En base a esta precisión, Ruggeri sostuvo que el 25 por ciento de familias mendocinas reciben asistencia del Estado provincial, en tanto que otro cinco por ciento lo hace a través de la Nación. Esto da una pauta de que el 30 por ciento de los mendocinos se encuentran bajo la línea de pobreza.

Ante este panorama, Ruggeri explicó que desde el Gobierno están pensando en instrumentar un plan social que otorgaría un ingreso básico y universal a estas familias en una situación social de riesgo. Según las estimaciones de la ministra de Desarrollo Humano, el monto de la prestación que deberían percibir tendría que ser superior a 1650 pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here