Propongamos un escenario de una cena un viernes por la noche en casa con tu pareja. Ambos cocinando, cenan y todo se encuentra en el ambiente ideal, pero ahora hay un montón de platos esperando en el fregadero por quien se disponga en limpiarlos.

lavar platos en parejaLuego de esa gran cena, repleta de todo aquello que nos gusta, nadie se ofrece de voluntario para hacerle frente a la situación de lavar los platos. Él ni se inmuta, y te preguntas: ¿Cómo puedo convencerlo de una forma dulce, amorosa, y persuasiva de que realice esa labor por tí?

No todos hemos sido educados de igual manera. Es por ello, que debes tener cierto cuidado al momento de abordarlo con ese tema. Aquí compartimos estas 5 Estrategias efectivas para que laven platos, influir en tu pareja y persuadirlo en que lo haga sin el mayor intento de declinar tu oferta.

1. Convertirlo en una competencia.

Decidir esa noche – preferiblemente antes o mientras estás comiendo la cena – que usted desea lavar los platos y convertirlo en una competencia en su relación. Sugerir que aquel que haga la mayoría de la limpieza de los platos conseguirá un premio especial – tal vez lleguen a decidir la película una noche. Evidentemente, tú quieres perder dicha competencia.

2. Sugerir que ambos laven los platos juntos.

Si usted tiene la corazonada de que su pareja sin duda no va a lavar los platos por él mismo, es recomendable sugerirle que lo hagan juntos. Intenta la estrategia “de tu lavas, y yo seco”. (Todo el mundo sabe de secado es más fácil de todos modos.)

3. Pretendes quedarte dormida después de cenar.

Justo después de la cena, cuando la mesa se ha despejado y es hora de hacer frente todos esos platos, bostezar un par de veces y pasar en el sofá no suena nada mal. Puedes darle un codazo a tu pareja e intenta despertar su interés en lavar los platos, simplemente haces un gruñido y te das la vuelta.

El único problema con esta estrategia es que podría tener que fingir que duermes por un tiempo, dependiendo de cuánto tiempo le tome a tu pareja la limpieza de los platos.

4. Retener el postre o la televisión.

¿Usted y su pareja ven alguna serie de televisión juntos? ¿O disfrutan de una pinta de helado en el refrigerador que planearon compartir? Puedes usar la estrategia de decirle que no sabes qué te pasa, pero “no me siento bien” en este momento; y le puedes indicar que si le sería posible que lavara los platos mientras buscas una pastilla “milagrosa” que cure el dolor que tiene en ese momento.

El único problema con esta estrategia es que es muy probable que puedas quedarte sin ver la serie de televisión o no comerse el postre juntos, porque tu pareja se enfoque en cuidar de tí – pero es una táctica muy poderosa. Esta a mí me funciona muy bien.

5. Prometer un masaje en la espalda de cinco minutos.

Si todo lo anterior falla, puedes prometerle a tu pareja un masaje en la espalda de cinco minutos, siempre que decida lavar los platos. Si hay montones y montones de platos por lavar, tal vez tendrás que subir la propuesta a unos 10 minutos. Puede que no tengas que lavar ninguno de los platos con estas estrategias, pero vas a terminar haciendo un poco de trabajo al final gratificando a tu pareja. Es sin duda un comercio justo.

¿Alguna de estas estrategias funcionan con tu actual pareja?

– Comparte tus experiencias sobre este tema más abajo, en el espacio dedicado a los comentarios –

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here