Almeyda marca el camino de un puntero que no se la cree

Aquel león cansado que dibujó su hija para describir a ese padre deprimido por tanta abstinencia de fútbol hoy es un recuerdo difuso en la vida de Matías Almeyda. Si hasta parece una fábula que alguna vez este vigoroso mediocampista haya estado con la melena por el piso. No sólo por el nivel que mostró el sábado ante Banfield y esa jugada a puro coraje que impulsó el gol de Mariano Pavone. A lo largo del torneo Clausura, el Pelado mostró un rendimiento parejo. Y un físico privilegiado . A los 37 años, al símbolo del River puntero no le temblaron las piernas para jugar todos los minutos de este campeonato.

Desde Juan José López, el técnico del líder, hasta el goleador de esa noche Monumental hablaron del referente. Y diariamente se escuchan elogios sobre el volante. “Almeyda es una parte importante de este grupo, dentro y fuera de la cancha. Es un ejemplo para los jóvenes que tenemos en el plantel y hay que seguirlo”, dijo el técnico. “P arece un pibe de 20 años , se le está alargando la carrera. El gol que hice, fue todo mérito suyo”, devolvió el Tanque de Tres Sargentos, cuya definición fue notable, aunque incomparable con la acción del crédito de Azul.

Y Almeyda les da la razón. Por el espíritu que muestra en cada partido con la banda roja sobre el pecho blanco. Por ese sentimiento encontrado cuando se le pregunta si continuará corriendo a partir de junio, el mes que, se supone, marcará su fecha de vencimiento como futbolista. “ Voy a continuar hasta que mi cuerpo diga basta . Ojalá pueda seguir jugando hasta diciembre o junio del año que viene”, asegura con una sonrisa.

Entonces, los hinchas agradecen desde la tribuna con una ovación que no resulta inédita por su nivel. Para Almeyda, la Selección, piden. “Disfruto de este momento. Soy un agradecido eternamente por vestir hoy la camiseta de River. La Selección es lo más lindo para un jugador de fútbol, pero soy consciente de mi edad y de que hay jugadores más jóvenes que están mejor”, reflexiona con crudeza.

Sabe Almeyda que tiene que frenar la ansiedad que se generó alrededor del gran momento del equipo. Es el mensaje que baja desde el cuerpo técnico: “Estamos tranquilos, somos conscientes de que todavía no conseguimos nada.

Tenemos que mantener los pies sobre la tierra.

Además, seguimos complicados con el promedio. Y aunque estamos cerca de salir de ahí, no podemos apartarnos de nuestro principal objetivo”.

Lo cierto es que River es candidato. Será por eso que cuenta Almeyda: “Pusimos el pecho en momentos difíciles del club y esto que nos pasa es nuestro premio ”. Sí, quizá sea eso que dice el Pelado , un galardón para este león.