Sonia Sotomayor le comunicó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que visitará el país en 2011 junto con su madre y su padrastro, quien es argentino. La Presidenta calificó a la reunión, que duró cerca de una hora y media, como «estupenda». Acompañaron a la jefa de Estado el diputado Néstor Kirchner, el embajador Héctor Timerman y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

Sotomayor comentó a la Presidenta respecto del viaje a Buenos Aires que realizará en 2011, que lo hará «acompañada de su mamá y del marido de su mamá, que es argentino», señaló la Presidenta en diálogo con la prensa al finalizar el encuentro.

«Qué ganas de conocerla», manifestó la Presidenta en el inicio del encuentro y añadió: «sé mucho de usted por el embajador (Héctor) Timerman y, bueno, por los medios. Me encanta que una mujer como usted haya llegado a la Corte».

Además de ser «conocedora» de la realidad argentina, la magistrada se mostró interesada en «cómo es ser presidenta mujer y las resistencias que hay y de lo que fundamentalmente todas las sociedades tienen por allí en cuanto al tema del cambio».

En general, el encuentro del cual también participaron el ex presidente Néstor Kirchner, el secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini y el embajador argentino en Estados Unidos, Héctor Timerman, estuvo «muy referido a los cambios» que Sotomayor «también ha experimentado en su vida» y «a lo que fue la experiencia de su nominación como primera mujer latina» y el proceso realizado en el Congreso.

Durante la reunión, Cristina hizo saber que «él (Carlos Zannini) es el secretario de Legal y Técnica, y estudioso de los fallos de la Corte de los Estados Unidos» y cuando alguien quiere saber sobre ese tema «le preguntan a él».

Por otro lado, la Presidenta señaló que «estuvimos hablando de lo que significa el sistema judicial americano y toda la experiencia que ella tuvo durante su nominación», tras haber sido elegida por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama para ocupar ese cargo clave.

Para ello, la tercera jueza mujer y primera latina en la historia de la Corte, tuvo que sobrepasar un arduo proceso donde durante horas y en repetidas sesiones el Congreso le realizó preguntas relacionadas con su accionar en el pasado y a potenciales respuestas a situaciones futuras.

A menos de un año de ocupar uno de los nueve asientos más importantes que componen el máximo tribunal del país, Sotomayor le comentó respecto al «intercambio que hay siempre entre los poderes» en Estados Unidos.

Es así, que «ellos consultan también con el poder Legislativo, con el poder Ejecutivo porque son parte de un mismo Estado y de un mismo país, sin que eso signifique que van a hacer lo que dice uno ni tampoco que ellos van a decir que otro haga lo que ellos dicen», mencionó Cristina haciendo referencia a lo transmitido por la jueza.

«En ese sentido, tienen una visión de la división de los poderes, como realmente es» siendo que «son divisiones de poderes de un Estado pero el Estado es uno sólo», concluyó la mandataria.

Luego, antes de concluir el encuentro, la mandataria y la magistrada ojearon el libro que Cristina le obsequió del fotógrafo argentino Aldo Sessa. Las imágenes que aparecieron por casualidad, fueron las de las Cataratas del Iguazú y otras del sur argentino.

Al momento de ser elegida por el mandatario estadounidense Barack Obama para ocupar la vacante, la Casa Blanca la describió como la persona que «más experiencia judicial federal traería a la Corte Suprema en 100 años y más experiencia judicial en general que nadie confirmado para el tribunal de justicia en los últimos 70 años».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here