Hay educación rural?

Por Walter Santander

El español García Marirrodriga advierte que la educación se diseña en los despachos de las grandes ciudades y no se adecua a las necesidades de la comunidad rural. La gente joven del campo no se motiva y eso contribuye al éxodo, y si no hay gente en el campo no se puede dar el desarrollo. “Es una cadena maldita que hay que romper”, dice.

Hay una relación directa entre educación y desarrollo. Sin educación no hay desarrollo. La mejor inversión que se puede hacer para el desarrollo local es invertir en formación, y cuando uno invierte en formación se crea un tejido social, productivo, y por lo tanto se crea desarrollo sustentable, que no es sólo una acción sostenida en el tiempo sino también en el espacio.

En un suplemento del diario Los Andes el especialista consultado si los planes educativos son los adecuados para la vida rural. Dijo que: No. En ningún país del mundo. Rotundamente, no. La educación se diseña en los despachos de las grandes ciudades.

Está pensada para público urbano y no es pertinente para el público rural; pero ni aquí ni en ningún De hecho, las grandes organizaciones internacionales están preocupadas, porque eso precisamente hace que haya un gran fracaso escolar y una gran deserción en las zonas rurales más que en las urbanas; que la gente joven no se motive por la educación, porque no es pertinente, no responde a sus necesidades.

Tampoco a las de las familias que a su vez no tienen formación y no valoran que sus hijos se formen, y todo eso contribuye al éxodo rural, esto hace que no haya gente en el campo, y si no hay gente en el campo no se puede dar el desarrollo.

Cuando se le pregunta cual seria el criterio pedagógico distinto que el utilizaría para las escuelas rurales dijo que si, por ejemplo, estamos en una zona de viñedos, se agarra un centro de interés que es el viñedo y durante todo un mes, todas las materias que me indica el programa del Ministerio para ese nivel educativo, giran en torno al viñedo.

El viñedo, además, es investigado por los alumnos en su zona, las familias se involucran, en la escuela se discute con el grupo de alumnos y se visita una explotación de viñedo que, por ejemplo, haya sido afectada por una plaga para ver cuáles son las consecuencias.

Después se trae a la escuela un profesional que no sea docente de la escuela, para que hable de las plagas y enfermedades del viñedo. Finalmente se hace un curso técnico sobre enfermedades y plagas del viñedo y todo eso acompañado de las materias generales. Esto permite asociar la formación profesional y técnica con la formación general, involucra a las familias, a docentes…

En cuanto al futuro de la Educación rural afirmo que es optimista por naturaleza, por lo tanto en este tema también. Pero hay que comprender que no es lo mismo educación que no educación; no es lo mismo educación urbana que educación rural y que el futuro, aunque sea muy a largo plazo, está en la educación. No está en otras políticas que a lo mejor se ven muy pronto pero no son sustentables.

Y quienes son los responsables directos de todo esto se le pregunto: yo creo que, primero, la sociedad civil. Hay asociaciones locales que tienen que movilizar al gobierno. Es un trabajo conjunto de la sociedad civil y del gobierno.