El organismo considera necesaria una reforma integral del sector y la reducción drástica de los déficits estatales en Europa, dijo el presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, advierte que la crisis no ha sido aún superada, lo cual representa una exigencia decisiva para la eventual reforma del sistema financiero.

Para Trichet, la comunidad de países no puede darse el lujo de una segunda crisis.

En un seminario de la entidad afirmó que tanto de éste como del otro lado del Atlántico, se tomó el 27 por ciento del producto interno bruto (PIB) de los contribuyentes para evitar la recesión, “ Lo hicimos una vez, no lo haremos de nuevo”.

Sostuvo que los efectos de la crisis financiera no dejan lugar a dudas sobre la necesidad de mayores regulaciones y controles, y reclamó más transparencia, mejor regulación y menos negocios riesgosos.

Por otro lado, indicó que el BCE no está de acuerdo con que una reducción de los gastos estatales vaya a frenar el crecimiento económico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here