Fue luego de 40 días de negociaciones durante los cuales se desprendió además de varias de sus marcas y pasó a pertenecer en 72,5 por ciento a los gobiernos de Estados Unidos y Canadá. La automotriz recibirá a cambio 50.000 millones de dólares para su saneamiento.

 

(Telam)

El fabricante estadounidense de automóviles General Motors (GM) salió de la convocatoria de acreedores tras 40 días de negociaciones, durante los cuales se desprendió además de varias de sus marcas y pasó a pertenecer en 72,5 por ciento a los gobiernos de los Estados Unidos y Canadá.

Lo informó hoy el director gerente del grupo, Fritz Henderson, en la sede del grupo en Detroit (Michigan), según la agencia de noticias Dpa. "El día de hoy marca un nuevo comienzo para General Motors", dijo Henderson.

El procedimiento de bancarrota de GM que comenzó el 1 de junio, fue uno de los mayores de la historia automovilística estadounidense y se llevó a cabo mucho más rápido de lo que preveían los expertos. A cambio de la nacionalización, el grupo recibirá 50.000 millones de dólares -el equivalente a 36.000 millones de euros- para su saneamiento.

La matriz de Opel abandonará muchas de sus marcas, eliminará una docena de plantas y 40 por ciento de los comercializadores, lo que supondrá la supresión de varios miles de puestos de trabajo. El sindicato de automóviles UAW tendrá 17,5 por ciento de la nueva GM. El otro 10 por ciento pertenecerá a los acreedores, que renuncian a deudas por un monto de más de 27.000 millones de dólares
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here