Docentes y alumnos de la UNCuyo ejecutan con organizaciones sociales y estatales un proyecto que permite a familias de zonas rurales de Mendoza construir sus propias viviendas, utilizando conocimientos tradicionales combinados con nuevas técnicas. Se prioriza el cuidado del ambiente.

Docentes universitarios y alumnos de diferentes carreras de la Universidad Nacional de Cuyo trabajan en forma conjunta con organizaciones sociales y estatales en un proyecto que consiste en realizar un taller de capacitación en construcción de viviendas familiares socialmente apropiadas, con métodos naturales, sobre un terreno donado para tal fin. Los participantes se forman en el oficio y aportan la mano de obra de la construcción.

Las beneficiarias del proyecto son una decena de familias de la comunidad de Cápiz, uno de los parajes más pequeños del departamento de San Carlos, con un gran porcentaje de población rural dispersa. La mayor parte de los pobladores de la zona viven con necesidades básicas insatisfechas o bajo la línea de pobreza.

“El proyecto contribuye a la construcción con quincha en una comunidad rural dispersa, con  el involucramiento de la población y atendiendo a normativas vigentes y tecnologías  apropiadas, para su posterior sistematización”, explica el profesor Guillermo Ander Egg, de la Facultad de Ciencias Agrarias, uno de los profesionales universitarios encargados del proyecto. “Se construye una vivienda en quincha, para albergar a una familia con el trabajo de los destinatarios y con vecinos interesados en el aprendizaje de la técnica”, agregó.

Las familias de Cápiz se sustentan a partir de la agricultura familiar y, al igual que en otras zonas rurales, tienen una gran demanda insatisfecha de viviendas que no es cubierta por los organismos y programas específicos del Estado, siendo las más castigadas en cuanto a la precariedad habitacional.

En el año 2009, por iniciativa de los técnicos de la Subsecretaría de Agricultura Familiar que trabajan con las comunidades rurales de la zona, comenzó a gestarse este proyecto que hoy se encuentra en plena ejecución. Luego, se acordó presentar el programa a la Secretaría de Extensión Universitaria de la UNCuyo, ante la necesidad de abrir la experiencia a otros espacios institucionales.

Tras evaluar diferentes sistemas constructivos, las familias, en conjunto con el resto de los actores intervinientes resolvieron elegir la quincha modificada como sistema más apropiado. Para ello, se tuvieron en cuenta distintas variables como financiamiento, calificación de la mano de obra y la problemática concreta del grupo familiar.

“La quincha modificada es un sistema de bioconstrucción, que combina entramados de madera con membranas vegetales y revoques de barro. En el proceso de construcción se reciclan muchos de los desechos de las actividades que se desarrollan en el campo. Además, con la adecuada intervención técnica se mejora la resistencia al efecto sísmico”, explicó Ander Egg.

Tres son las razones fundamentales por las que se optó por el sistema de quincha:
– la falta de recursos de las familias para acceder a una vivienda mediante las líneas tradicionales
– la capacidad de apropiar tecnologías no convencionales a partir de los saberes empíricos tradicionales, incorporándolos a los saberes técnicos que brinden seguridad y confort a la vivienda
– la posibilidad de diseñar la vivienda en forma participativa, acorde a las necesidades especificas de cada familia.

El rol de los universitarios en el proyecto

Desde Extensión Universitaria de la UNCuyo se realiza la sistematización y el acompañamiento en el proceso de construcción, el registro de la experiencia mediante herramientas audiovisuales y de documentación técnica, lo que permite obtener una producción teórica que sirva de modelo demostrativo para otras intervenciones en el sector, así como la promoción de mayores respuestas institucionales de los organismos públicos competentes.

Además, con la convicción de acercar la Universidad a otros actores sociales, el equipo docente y de alumnos acompaña en el proceso de intervención participativa con la comunidad, en la sistematización y la evaluación de la experiencia con los actores locales, así como en la participación activa en los talleres y actividades específicas con la comunidad.

Fuente: UNCuyo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here