El presidente español José Luis Rodríguez Zapatero tuvo que aguantarse un inesperado plantazo de su par italiano en medio de una conferencia de prensa en su visita a Italia.

Zapatero estuvo en Italia y el Vaticano, donde conversó con el Papa sobre libertad religiosa, el aborto y la crisis, tema que también abordó con el primer ministro Silvio Berlusconi antes de la conferencia.

«Me despido de él como si fuera un santo. Porque después de haber sido bendecido por el Santo Padre está ciertamente en una situación de absoluta gracia», dijo con tono divertido Berlusconi a un sonriente Zapatero y se retiró sorpresivamente de la sala donde habían hecho una declaración conjunta ante los periodistas que cubrían la visita.

Al ver que Berlusconi bajaba del estrado, Zapatero parecía incrédulo y vacilante ante las cámaras y miraba fijo hacia el lugar por donde había partido el italiano. Luego lo emuló y se bajó de la tarima.
 
El presidente español volvió un poco más tarde para enfrentarse solo a las preguntas de los periodistas.
 
Se especulaba con que la salida de Berlusconi sin aceptar las preguntas fue provocada por relación tensa con los periodistas italianos, que planean ir a la huelga por su proyecto limitar el uso de las escuchas telefónicas legales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here