Tiroteo en el Museo del Holocausto en Washington

Un hombre irrumpió en el edificio y abrió fuego contra los guardias de seguridad. Hay dos heridos, uno de ellos el atacante. Según medios televisivos, el agresor sería un veterano de la II Guerra Mundial y con vínculos con grupos antisemitas.

Dos personas resultaron heridas hoy de gravedad durante un tiroteo registrado en el Museo del Holocausto de Washington por motivos oficialmente aún desconocidos, aunque medios locales apuntaron a un trasfondo racista y antisemita.

Se trata del presunto agresor y de uno de los guardias de seguridad que trataron de detenerlo cuando, a pocos minutos del mediodía, el atacante entró, solo y con un «arma larga», en el recinto, que a esas horas estaba lleno de visitantes, informaron las autoridades.

Según medios locales, una tercera persona habría resultado herida por esquirlas de cristal pero no requirió ser atendida en el hospital.

Varias cadenas de televisión identificaron al agresor como James W. Von Brunn, un veterano de la II Guerra Mundial de 88 años y con vínculos con grupos supremacistas y antisemitas, que sería autor de un libro sobre la «conspiración judía» contra los «blancos» y que habría pasado seis años en la cárcel en los años 80, según su biografía colgada en una web racista de Internet.

Sin embargo, autoridades policiales y políticas rehusaron confirmar la información y se limitaron a indicar que el agresor se encuentra en condición «crítica» en el hospital, dijo el alcalde de Washington, Adrian Fenty.

El guardia de seguridad, cuya identidad tampoco ha sido revelada, se encuentra «grave», agregó el alcalde.

También la jefa de la policía de Washington DC, Cathy Lanier, dijo que la identidad del agresor «todavía no ha sido confirmada».

Según Lanier, la acción fue la acción de «una sola persona» e indicó que ni el Museo del Holocausto ni las autoridades norteamericanas habían recibido información previa de supuestas amenazas contra el recinto, situado en el corazón de la capital estadounidense.

Mark Lippert, un turista que se encontraba visitando el museo en el momento del ataque, a las 12:50 (16:50 GMT), dijo a la agencia dpa que escuchó cuatro sonidos parecidos a disparos cuando se encontraba en una de las salas próximas a la entrada principal del museo, por donde ingresó el atacante.

Cuando él y su prometida vieron a unos niños salir corriendo con caras asustadas, Lippert se apresuró a abrir la puerta de emergencia para salir del recinto. «Fueron los 15 segundos más largos de mi vida», relató.

Tras el incidente, la policía bloqueó el tráfico en varias cuadras a la redonda del museo.

Este permanecerá cerrado este miércoles aunque mañana abrirá sus puertas, aseguró el jefe de personal de la institución, William Parsons.

(Telam)