El ministro de Economía, Amado Boudou, se reunirá mañana en Nueva York con inversores internacionales en el marco del `road show` de presentación del canje de deuda por 18.300 millones de dólares que lleva adelante el Gobierno. La escala también incluye la ciudad de Boston.

Boudou, quien partirá hoy hacia Estados Unidos, tiene agendado para el miércoles otros encuentros en el país del Norte, en este caso en Boston, informaron fuentes oficiales.

En el Palacio de Hacienda descartan que la crisis desatada en Grecia pueda afectar la operación.

La situación griega y la remezón que la misma está produciendo en otros países europeos y en las principales bolsas del mundo cobra importancia debido a que Argentina, además del canje de deuda, planea colocar un bono 2017, por 1.000 millones de dólares, por el que espera conseguir una tasa inferior al 10 por ciento.

La semana pasada, Boudou y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, iniciaron la gira de promoción por Roma y Londres.

El miércoles, antes de emprender el retorno a Buenos Aires desde Londres, Boudou ratificó su confianza en que «va a haber un buen nivel de aceptación” de la oferta de canje de deuda, luego de reunirse con 24 Fondos de Inversión.

Economía confía en lograr un 60 por ciento de aceptación, si bien consultoras privadas y analistas consideran que la adhesión puede llegar al 80 por ciento.

El jueves pasado, desde Italia, el representante de la Asociación de Consumidores Bancarios (ADUSBEF), Tullio Zembo, se pronunció a favor de que los tenedores de bonos «se sumen» a la oferta argentina, porque «no quedan argumentos legales» que puedan favorecerlos en el futuro.

Por su parte, el embajador argentino en Alemania, Guillermo Nielsen, pronosticó que el canje será una operación «muy exitosa».

Nielsen, que tuvo a su cargo la implementación del canje de deuda que se llevó adelante en 2005, cuando ocupaba la Secretaría de Finanzas, dijo que a pesar de la crisis desatada en Grecia, la operación «será muy exitosa».

«Normalmente, una situación como ésta no era un momento para lanzar un canje de deuda», dijo Nielsen, y aclaró que este caso es «novedoso» porque «esta crisis es diferente de las otras».

Explicó que «empieza a haber un mayor discernimiento y una apertura de los valores de los bonos, y toda una situación donde el mercado es mucho más preciso en qué elige, en qué poner los fondos disponibles”.

«Pienso que el canje, dado que no va a cualquiera, sino a los tenedores de los bonos, va a ser muy exitoso, a pesar del contexto”, concluyó Nielsen.

La oferta para canjear 18.300 millones de dólares en títulos en cesación de pagos, contempla una quita superior al 66 por ciento, sin pago de comisiones a los bancos intermediarios por parte del Estado, y con un tratamiento diferente para los grandes tenedores, y mas beneficioso para los pequeños poseedores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here