La tensión en la zona aumentaron durante los últimos dos meses.

Las autoridades rusas advirtieron de que el lanzamiento del satélite constituye una violación de las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU. Temen que caiga sobre su territorio. China llamó a la calma.

Rusia está dispuesta a abatir el cohete si se desvía de su trayectoria y en consecuencia, pasa a ser un riesgo para la seguridad del país. Lo dijo representante del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas. «En caso de que el cohete portador norcoreano se desvíe de su trayectoria y surja el peligro de que caiga en nuestro territorio, las tropas de la defensa espacial y antiaérea están dispuestas a abatirlo», señaló de manera anónima a la agencia Interfax.

La preocupación de los militares rusos estriba en que el cohete, en caso de un fallo, podría caer sobre las islas Kuriles. Las autoridades de Corea del Norte, por su parte, ha anunciado que este mismo martes concluirán los preparativos para el lanzamiento del cohete de largo alcance, que se pondrá en órbita entre el 12 y el 16 de abril.

Moscú recuerda que la resolución 1874 del Consejo de Seguridad exige a Corea del Norte que se abstenga de todo tipo de lanzamientos de cohetes balísticos, tanto con fines militares como civiles.

Corea del Norte pretende poner lanzar un satélite de observación terrestre mediante un cohete de largo alcance para conmemorar el centenario del nacimiento del fundador del país, Kim Il-sung.

Varios países, entre ellos Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, han condenado el proyecto norcoreano al considerarlo una prueba encubierta de un misil capaz de portar armas nucleares. China, partidaria de agotar la vía diplomática, ha pedido este mismo martes calma y contención. «Todas las partes» deben respetar el Derecho Internacional para impedir un aumento de la tensión en la península, señaló el vocero del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Liu Weimin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here