Huracán consiguió un triunfazo como local ante Gimnasia por 3-1, y sigue escalando posiciones. Primero Franzoia, que festejó haciendo el Topo Gigio, luego Rodríguez, y más tarde Balvorín, le dieron la victoria al Globo. Para el Lobo, que sigue en Promoción, descontó Agüero.

Y mirá vos a Huracán… De ese comienzo errante, con nostalgias del Tiki Tiki, a este nuevo triunfo que se convierte en el cuarto en cinco partidos y lo muesta por la parte alta de la tabla de posiciones. Así es, goles a la vista, el Globo pudo reconstruirse y empezar a sumar los puntos que no aparecían y ya lo empezaban a preocupar.

Y en el Ducó, ante un rival que venía embalado tras voltear al líder del torneo, Huracán mostró su mejor cara. Con solidez, juego y oportunismo para golpear, el equipo del Chulo abrió el partido con un gol de Franzoia, quien festejó con un Topo Gigio de cara a la tribuna, y el camino al triunfo se hizo más dulce. Porque luego Diego Rodríguez, tras una magistral jugada, amplió la diferencia y obligó al Lobo a jugarse la piel. Allá fue el visitante, urgido por el resultado y el promedio, y encontró el descuento con el gol de Agüero de cabeza… Pero cuando se ilusionaba con la chance del empate, a pesar de la tarde negra de sus delanteros, Balvorín le bajó la persiana a la tarde con un gol sobre el final. Es cierto: después de haber fallado otro increíble un rato antes.

Gimnasia, que no logra sacar la cabeza de la Promo, se volvió a La Plata preocupado: Mientras que en el Ducó, con cuatro triunfos en los últimos cinco partidos, todo es alegría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here