El ex presidente Néstor Kirchner ya arribó a la residencia de Olivos, donde fue recibido por su esposa, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tras haber sido dado de alta hoy, minutos antes de las 10, luego de ser operado en la carótida derecha el domingo.

Con un saco azúl cruzado y camisa a rayas, el diputado bonaerense dejó el sanatorio después de 48 horas de internación y se mostró de buen humor: «Estoy diez puntos», dijo al retirarse.

La operación. Kirchner fue sometido a una operación de urgencia el domingo por una obstrucción en la carótida derecha, una intervención que también debió afrontar Carlos Menem, durante sus años en el poder.

Después de pasar por el quirófano, el ex presidente pasó un día en terapia intensiva, donde lo acompañó la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que la primera noche durmió junto a él en la clínia, y ayer fue trasladado a terapia intermedia.

Hermetismo. En el sanatorio Los Arcos reina el hermetismo y los carteles de apoyo pegados en la puerta están siendo retirados. Nadie quiere hablar: «Dos enfermeras hablaron cuando estuvo Maradona y las despidieron», dijo uno de los encargados de maestranza.

A pesar de que la información oficial señalaba que el patagónico sería dado de alta al mediodía, dejó la clínica porteña antes de lo previsto y ahora deberá guardar reposo durante unos días. Él, por su parte, prometió retomar «rápidamente» la actividad política. Fuentes extraoficiales dijeron que se trasladaría a El Calafate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here