simon-bolivar-santa-feEl delito no tiene reparos. Ayer a la tarde, horas antes de la marcha vecinal contra la inseguridad que recorrió las calles de Rosario y Santa Fe, una docente fue asaltada dentro de la escuela Simón Bolívar, en el barrio Centenario, uno de los más peligrosos de la capital provincia.

La maestra, de 37 años y embarazada de siete meses, fue atacada mientras mientras daba clases ante sus alumnos de 2° grado. El ladrón huyó con el teléfono celular de la víctima.

La inseguridad no es un problema nuevo en la escuela Simón Bolívar. Para evitar los robos, sus puertas están cerradas y se controlan los ingresos. Por eso, los directivos creen que el ladrón entró por un tapial trasero.

«Fue una situación muy delicada para la maestra y para los chicos. Fue una experiencia traumática porque, además, la maestra está embarazada de siete meses. Lo que haremos será trabajar con los docentes y directivos, luego con los niños y los padres», explicó Rafael Bono, director de la Regional IV de Educación. Por el violento episodio, la víctima tuvo que recibir asistencia.

“Estaba dando clases con alumnos de 2° grado en un aula que da a un patio. De repente entró un sujeto que me agarró de atrás. Me tomó del cuello y me comenzó a ahorcar. Con la otra mano me puso un objeto en el cuello, pero no pude ver qué era”, contó Lorena, la víctima, al diario El Litoral.

El violento episodio será difícil de olvidar para la maestra. “El daño psicológico que te queda es muy grande. Anoche no pude dormir porque a cada rato se me venía la imagen de este tipo. Pensaba que en cualquier momento puede volver a entrar al aula”, explicó la docente.

El cuadro es grave en Santa Fe. En medio de fuertes cruces entre el Ministerio de Seguridad de la Nación y el gobierno provincial, se confirmó el arribo de la Gendarmería para reforzar las ciudades más calientes.

La Policía de Santa Fe, en el centro de los cuestionamientos, admite estar desbordada. En off, los integrantes de la fuerza no tienen reparos en mencionar que carecen de infraestructura: «En varias comisarías de la ciudad tenemos un solo móvil policial. Lo que hace imposible el accionar inmediato en cualquier barrio», le dijo a Clarín una fuente de la Fuerza.

La magnitud del episodio en la escuela Simón Bolívar no tiene precedentes. Sin embargo, en la escuela Nuestra Señora de Itatí -del mismo barrio- los docentes y alumnos ya cuentan con un protocolo especial en caso de escuchar disparos en las inmediaciones.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here