Enviado de Obama busca limar diferencias en Israel

En medio de profundos desencuentros entre los dos países sobre los asentamientos judíos en los territorios palestinos, George Mitchell inició hoy conversaciones sobre el futuro del proceso de paz en la región.

El enviado especial estadounidense para Cercano Oriente, George Mitchell, inició hoy conversaciones en Israel sobre el futuro del proceso de paz en la región, en medio de profundas diferencias entre los dos países sobre los asentamientos judíos en los territorios palestinos.

La cuestión fue discutida en particular en la reunión de apertura celebrada esta mañana en Tel Aviv con el ministro de Defensa, Ehud Barak.

Mitchell le confirmó a Barak la voluntad del gobierno de Barack Obama de relanzar el proceso de paz en Medio Oriente.

El emisario estadounidense se trasladó luego a Jerusalén, para un encuentro de cortesía con el presidente israelí, Shimon Peres, y posteriormente se reunirá con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y con el ministro de Exterior, Avigdor Lieberman.

La oficina del jefe de gobierno israelí informó también que Netanyahu y el presidente Obama mantuvieron anoche una conversación telefónica en la que trataron estos temas.

Netanyahu le comunicó a Obama su intención de pronunciar el próximo domingo por la noche un discurso diplomático en el que delineará su «política encaminada a lograr la paz y la seguridad» en la región. Además, convinieron en «mantener un contacto abierto y permanente», informó la agencia de noticias DPA.

En el discurso que pronunció el pasado jueves en El Cairo, dirigido al mundo islámico, Obama había exigido a Israel el congelamiento total de las obras de construcción o expansión de los asentamientos judíos en Cisjordania, algo que Netanyahu rechaza porque pretende permitir un «crecimiento natural» en las colonias existentes.

Además, el presidente estadounidense se pronunció nuevamente a favor de la creación de un Estado palestino, una demanda que hasta el momento tampoco fue aceptada públicamente por Netanyahu.

El diario israelí Haaretz, asegura en su edición de hoy, citando a hombres de confianza de Netanyahu, que el primer ministro cree que Obama busca un «enfrentamiento con Israel» para complacer al mundo árabe.

Mitchell viajará mañana a Ramallah para sostener conversaciones con el presidente palestino, Mahmud Abbas.

Al arribar a la ciudad santa, Mitchell expresó que Estados Unidos sigue siendo garante de la «seguridad de Israel».

Al mismo tiempo, subrayó que tiene intenciones de lograr la reiniciación de las negociaciones a nivel regional y bilateral para acelerar el camino hacia la perspectiva de «un Estado palestino junto a Israel».

(Telam)