La Organización Mundial de la Salud advirtió sobre la resistencia cada vez mayor de las bacterias. Según expertos traería grandes consecuencias.

Antibioticos ineficacesLa Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó el primer informe global sobre la resistencia a los anitbióticos que se realizó en 114 países y tiene un panorama preocupante. Es que mundialmente los antibióticos han dejado de tener efectividad para combatir a las bacterias.

En ciertos países dos antibióticos dejaron de funcionar en más de la mitad de las personas tratadas. Uno de ellos es el carbapenem, considerado imprescindible en muchos casos para infecciones graves.

«Los antibióticos eficaces han sido uno de los pilares que nos ha permitido vivir más tiempo con más salud y beneficiarnos de la medicina moderna. Si no tomamos medidas importantes para mejorar la prevención de las infecciones y no cambiamos nuestra forma de producir, prescribir y utilizar los antibióticos, el mundo sufrirá una pérdida progresiva de estos bienes de salud pública mundial cuyas repercusiones serán devastadoras», dijo Keiji Fukuda, subdirector general de la OMS para Seguridad Sanitaria.

Según el experto, el mundo está abocado a una era posantibióticos en la que infecciones comunes y lesiones menores que han sido tratables durante decenios, volverían a ser potencialmente mortales.

El informe, titulado «Resistencia a los antimicrobianos: informe mundial sobre la vigilancia», señala que la resistencia está afectando a muchos agentes infecciosos distintos, pero se centra en la resistencia a los antibióticos en siete bacterias responsables de infecciones comunes graves, como la septicemia, la diarrea, la neumonía, las infecciones urinarias o la gonorrea.

En Europa, el sistema de vigilancia de la resistencia a los antibióticos comprobó que la Escherichia coli(causante de infecciones urinarias, meningitis, peritonitis, mastitis, septicemia y otras) presenta niveles de resistencia de entre el 32 y el 78%.

En algunas zonas de África, hasta un 80% de las infecciones por son resistentes a la meticilina, lo cual significa que el tratamiento con los antibióticos habituales no funciona.

El fenómeno de las bacterias resistentes a los antibióticos era previsible, pero lo que inquieta a los epidemiólogos y a los sistemas sanitarios globales es que está avanzando más rápidamente de lo que se esperaba.

En la Argentina, la resistencia a la penicilina, históricamente ubicada en torno a 10%, es ahora de entre 35 y 40%.También entre 8 y 9% de las nuevas infecciones con VIH son resistentes a drogas en el tratamiento

El antibiótico que se utiliza para el tratamiento del genococo, causante de enfermedades de transmisión sexual, pasó de tener una resistencia de 2% a 35% en sólo diez años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here