Muchas de estas patologías, se deben a los malos hábitos alimenticios de lo niños.

A través de la Dirección de Educación Física se articuló el Plan de Evaluación de las Condiciones Físicas, para alumnos de sexto grado para analizar la situación psicomotriz de los más chicos, y los resultados alarman. Las conclusiones de este programa innovador, según la directora de Educación Física, Verónica Palmieri, son que detectaron «que nuestros niños son sedentarios».

Si bien son chicos que están dentro del sedentarismo medio mundial, la idea de la Dirección General de Escuelas (DGE) es modificar los hábitos y apuntar a fortalecer los programas deportivos, tanto en la primaria como en la secundaria. «Aunque no son muchas los poblaciones activas, debemos tender a esta cualidad», aseguró Palmieri.

Como si fuera un trimestral, los profesores de Educación Física tomaron durante todo el 2010 este tipo de tests, que apuntan a reconocer las fortalezas y debilidades de los niños en edad escolar, en lo que significó una experiencia nueva para Mendoza y el resto del país. «Hemos detectado que el sedentarismo no varía porque el chico viva en la ciudad o en el campo.

Tampoco hay diferencias notorias entre los alumnos de escuelas públicas o privadas. Están en los mismos estándares, pese a la diferencia de estímulos que puede haber entre los chicos», agregó la titular del área. Entre los puntos alarmantes, la DGE advirtió sobre la fuerte presencia de desviaciones de columna (lordosis y ptosis), cardiopatías y pie plano en los alumnos de sexto grado de todas las escuelas de Mendoza.

«Es fundamental haber detectado estas condiciones y haberlos derivados. Esto es prevención, y preparamos un protocolo de derivación para que el docente sepa cómo y adónde enviar a estos chicos con problemas», describió Palmieri, y agregó: «Nos dimos cuenta de que la desnutrición es mucho más baja de lo que se pensaba, casi no existe, al menos en esta franja etaria. Sin embargo, hay un alto porcentaje de obesidad por el sedentarismo y las condiciones alimentarias. Esto es porque son habituales las deficiencias alimentarias que no dependen de las condiciones económicas, sino de las culturales. Hoy, por ejemplo, se acostumbra comer pan con fiambre y gaseosa en lugar de elaborar una receta con acelga».

EL PROCESO DE EVALUACIÓN. «Empezamos a ver que no teníamos parámetros científicos sobre cuál era la condición de nuestros chicos y jóvenes dentro de la provincia. Comenzamos con una experiencia piloto en el 2009, tomando el universo de niños de 11 años del departamento de General Alvear. El año pasado evaluamos a todos los niños de Mendoza, tanto de enseñanza pública como de privada», explicó la encargada de Educación Física de la DGE.

En este examen, los profesores del área fueron los que detectaron, a través de los tests, este tipo de situaciones y los que derivaron, posteriormente, a los chicos a distintos centros de salud. Los parámetros que se evalúan son las capacidades condicionales, como la fuerza, la potencia, la resistencia, la capacidad aeróbica y, con menos detalle, las conductas psicosociales.

«En todos los casos operamos a través de la supervisión y con la ejecución de profesores de Educación Física, quienes fueron capacitados tomando en cuenta las referencias europeas, ya que en nuestro país no hay antecedentes», afirmó Palmieri.

Fuente: DGE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here