La ministra de Desarrollo Social de la Ciudad no suspendió sus vacaciones en Uruguay a pesar del colapso que provocó la tormenta la semana pasada en los barrios. Cinco personas murieron y cientos debieron ser evacuados.

Cinco muertos, barrios enteros sin suministro eléctrico y múltiples destrozos en medianeras, voladura de techos y arbolado caído fueron algunas de las consecuencias sólo en la Ciudad de Buenos Aires del temporal que arreció el miércoles por la noche.

Ninguno de esos hechos fue motivo suficiente para que funcionarios clave de la administración porteña suspendieran sus escapadas de descanso por Semana Santa. Así como el jefe de gobierno Mauricio Macri tuvo paradero desconocido durante todo el fin de semana largo, lo mismo sucedió con su compañera de fórmula, María Eugenia Vidal, que evitó mostrarse.

En tanto, el jefe de Gabinete PRO, Horacio Rodríguez Larreta, disfrutó de una estadía en Miami, pero debido a las consecuencias que ocasionó la tormenta en barriadas carenciadas, una de las más criticadas fue la ministra de Desarrollo Social de la Ciudad, Carolina Stanley, otra de las grandes ausentes durante los operativos de ayuda a los damnificados.

Puntualmente a las 11:15 de ayer arribó a la terminal de Dársena Norte, procedente de Colonia del Sacramento (Uruguay), el buque Juan Patricio, de la compañía Buquebus.

De la bodega para transportar vehículos emergió un Peugeot 307 con Federico Salvai –jefe de Gabinete de Vidal– al volante. En el asiento del acompañante estaba su esposa, Stanley, de regreso de sus vacaciones, cuyo destino habría sido la coqueta y exclusiva ciudad de Punta del Este. Tiempo Argentino registró el regreso de la funcionaria –visiblemente incómoda– cuyo rol en la contención social de los barrios afectados quedó vacante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here