La presidenta Cristina Fernández de Kirchner ratificó hoy ante empresarios en Washington que «el 14 o 15 de abril estaríamos en condiciones de formular la oferta» de canje a los bonistas que desecharon entrar en la operación realizada en el año 2005.

El ministro de Economía, Amado Boudou, quien acompaña a la jefa de Estado en su visita a Estados Unidos, reiteró por su parte la importancia de que la Argentina cumpla con el pago de la deuda externa, porque eso redundará en la llegada de «más inversiones» que permitirán crear nuevos puestos de trabajo.

Fuentes del Banco Central, en tanto, dijeron a Télam que el operativo del canje no se demorará por el reciente fallo del juez neoyorquino Thomas Griesa, que confirmó un anterior embargo de recursos del BCRA a pedido de dos «fondos buitre».

Cristina afirmó, durante el almuerzo ofrecido por la Cámara de Comercio de EEUU, que la reapertura del canje de deuda «es una oportunidad histórica para todos».

La operación, agregó, «no sólo va a ayudar a restablecer la imagen» de la Argentina, «sino también permitir a nuestras empresas, tanto nacionales como extranjeras, acceder a mejores condiciones de crédito y de financiamiento».

La Presidenta explicó que «hemos iniciado un proceso de desendeudamiento como nunca se vio en la República Argentina» y recordó que «en 2003 la relación de nuestra deuda con nuestro PBI rondaba entre 140 y 160%, lo cual era una severísima restricción a cualquier crecimiento de la economía».

«En el año 2005 se lanzó el primer canje de deuda con mucho éxito, con 76% de adhesión de quienes eran tenedores de los títulos soberanos de deuda», precisó luego Cristina.

El ministro Boudou, a su vez, declaró desde Washington a Radio Provincia que el tema de la deuda será una de las cuestiones que la primera mandataria tratará en su gira.

En relación con el endeudamiento del país, el titular del Palacio de Hacienda dijo que «desde los `70 la Argentina tomó mucha deuda y eso fue generando una bola de nieve».

Así, «en 2003 debía más de una vez y media su producto interno, pero hoy esa proporción bajó a alrededor de 40%, es decir, menos de medio año, y esto tiene que ver con cómo se resolvió en 2005 el problema de la deuda”.

«Ahora -agregó Boudou- con la decisión de la Presidenta de reabrir la segunda etapa del canje, creemos que se va a terminar con esta situación”.

El ministro subrayó luego el «interés de los tenedores de deuda» y evaluó que «con un 60% de aceptación del canje vamos a salir de esta situación”.

Boudou insistió en que la regularización de la deuda pública es necesaria «para que haya un flujo de inversiones fuerte para el sector productivo”.

«Estas medidas son una herramienta para que los empresarios puedan invertir más y así seguir generando empleo formal, éste es el centro de las decisiones políticas de este gobierno”, afirmó el jefe de la cartera económica.

Mientras se aguarda para mediados de la semana próxima la presentación formal de la oferta a los tenedores de bonos en default por unos 20 mil millones de dólares, las autoridades del Banco Central descartan «trabas de último momento».

Voceros de la entidad afirmaron al respecto que continúa el armado de la apelación al fallo del juez Griesa, que a comienzos de esta semana confirmó el embargo trabado en 2006 a una cuenta del BCRA por 105 millones de dólares.

«Se sigue preparando la documentación, ya que en primer lugar debe obtenerse un certificado del juzgado de Nueva York que habilite la apelación de la Argentina, todo lo cual va a llevar unos días», indicó la fuente.

No obstante, «estamos dentro de los plazos previstos y de ninguna manera esta instancia judicial afectará el proceso del canje de deuda», concluyó el vocero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here