Por :Víctor Ego Ducrot

Seguridad y Justicia. “Sintonías finas” y participación ciudadana como se hizo para lograra la nueva “ley de medios”, casi una recomendación de Cristina cuando el Teatro Coliseo habló de “construcción colectiva”. Parece que la marcha de la agenda prevista para un territorio tan complejo como el bonaerense confirmaría la tendencia.

Días pasados, varios medios de prensa hablaban de una “sintonía fina” entablada por el gobernador Daniel Scioli respecto de los lineamientos estratégicos fijados por la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, a propósito de algunas últimas decisiones adoptadas por el gobernador: el envío al Senado provincial del proyecto de ley proponiendo la creación de una Policía Judicial y luego el pase a retiro del comisario general Juan Carlos Paggi, poniéndole fin a la figura de jefe de la Bonaerense, pues Hugo Matzkin no asumió con ese cargo sino como superintendente de las Policías de Seguridad con funciones limitadas y dependiendo de la Subsecretaría Operativa del Ministerio, que estará a cargo de un civil.

“De esa manera, se constata un acercamiento a las políticas que lleva adelante el gobierno nacional, desde el Ministerio de Seguridad de la Nación y, además, se vuelve al esquema de estructura de conducción de la época de León Arslanian, quien impulsaba la creación de una Policía Judicial que liberara a la Bonaerense de la instrucción de sumarios. En el proyecto que envió Scioli a la Legislatura se contempla que esa tarea pasará a ser responsabilidad de un cuerpo de instructores preparados para tal fin. Arslanian es uno de los principales asesores de Garré y, en caso de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la designe como su próxima jefa de Gabinete (hecho que no se confirmó, pues ese nombramiento recayó sobre Juan Manuel Abal Medina), ya suena Martín Arias Duval –segundo de Arslanian en su paso por la cartera bonaerense de Seguridad– como posible ministro de Seguridad de la Nación”, afirmaba el pasado día 2 AgePeBa, la agencia pública de noticias de la provincia de Buenos Aires.

En tanto, el domingo último, el diario Página 12 comentó que la Policía Judicial que está proponiendo Scioli es un “viejo reclamo que fue actualizado este año por una amplia Convergencia para la Democratización de la Justicia, impulsada por la Comisión Provincial por la Memoria, el CELS, el SERPAJ, la APDH, la Red de Jueces Penales y gran cantidad de organismos defensores de los Derechos Humanos, organizaciones gremiales y profesionales, especialistas, académicos y dirigentes políticos del oficialismo y de la oposición”, para ponerle fin a “la delegación absoluta de la actividad investigativa en la Policía Bonaerense” y superar la “falsa disyuntiva entre el respeto a las garantías constitucionales y la efectividad en la persecución del delito”.

Nadie lo confirma pero es un secreto a voces que el criterio de “sintonía fina” empleado por Scioli para con el Ministerio de Seguridad de la Nación, también fue aplicado en relación con el vicegobernador electo. Mariotto viene trabajando hace rato sobre el tema, desde el día mismo de su postulación como candidato al cargo que logró con votos el pasado 23 de octubre, y más de una vez se lo oyó decir que “la solución a fondo de los problemas de seguridad ciudadana, con herramientas democráticas y participativas de la sociedad, y apego a las leyes y a los principios de Derechos Humanos, no sólo es una necesidad urgente sino que forma parte del mismo proyecto de inclusión social que impulsa el gobierno nacional.” Toda una definición y postura ante uno de los temas sobre los que suelen cabalgar la derecha y la corporación mediática concentrada, con la intención de generar descontento y, sobre todo, operar como fuertes disciplinadores sociales.

Esa inquietud del vicegobernador electo quedó plasmada el 25 de noviembre, en el campo de deportes que la UOCRA tiene en Esteban Echeverría, donde presidió el primer Encuentro de Políticas Públicas para la Provincia, con cerca de 4000 militantes distribuidos por comisiones para acercar agenda e ideas de gestión.

Al final de esa jornada, las comisiones de Justicia y Derechos Humanos y de Seguridad, con relatorías a cargo de Silvia González –camarista de Lomas de Zamora– y Martín Arias Duval respectivamente, acercaron al plenario un verdadero programa de acción, en “sintonía fina” otra vez, con la propuesta elevada después al Senado provincial por el gobernador Scioli, quien, dicho sea de paso, mantuvo oportunas conversaciones con su vice electo en el sentido de lo que este viene insistiendo en sus encuentros periódicos con legisladores: después del próximo lunes 12, día en que reasumirá el gobierno bonaerense, y hasta fin de año, que la Legislatura cumpla al menos con una o dos sesiones. “Aspiro a un Senado activo y no con magistrados romanos”, había dicho días antes, no sin humor, Gabriel Mariotto.

Por otra parte, y en lo que se ha convertido en un hecho auspicioso para todos los que entendemos a la universidad pública como un ámbito de producción y distribución social de conocimiento, decididamente involucrado con los acontecimientos políticos, los Observatorios de Medios de las facultades de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora anunciaron que, a partir de principios del año próximo, pondrán en marcha en forma conjunta un área de investigación aplicada a analizar las coberturas periodísticas a nivel nacional, sobre lo que, en su último libro –La palabra de los muertos–, el ministro de la Corte Suprema, Eugenio Raúl Zaffaroni conceptualiza como “criminología mediática”.

Sin embargo, para el enfoque del tema ensayado desde estas líneas, en torno a las “sintonías finas” que se registran entre los quehaceres sobre justicia y seguridad de la Nación y la provincia de Buenos Aires, y acerca del rol que en ese escenario desempeñan las principales figuras del mapa institucional, lo más relevante quizá sea la intervención de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner respecto del carácter político de la cuestión.

En el Teatro Coliseo, al hacer entrega de 1.295 señales de frecuencia modulada para municipios de todo el país, y refiriéndose al marco jurídico que hizo posible semejante intervención del Estado en términos de distribución social y democrática de la palabra, es decir a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sancionada y promulgada hace apenas algo más de dos años, Cristina destacó la “construcción colectiva” como clave para el éxito de todo proyecto legislativo y gubernamental con aspiraciones de transformador, en un sentido de calidad republicana e institucional. Se refirió así a la militancia plural que precedió a existencia de la llamada nueva “Ley de Medios” y que, de alguna forma, propone como método para todo el accionar público.

Sobre esas líneas de acción, Mariotto piensa su paso como vicegobernador bonaerense. “Aportar ideas y militancia para desarrollar el proyecto nacional en la provincia”, ha dicho en reiteradas oportunidades y es evidente que, más allá de sus diferencias de estilo, ya antes de comenzar su mandato ha logrado trabajar “en sintonía” con el gobernador Scioli. La marcha de la agenda prevista en seguridad y justicia para un territorio tan complejo como el bonaerense así lo indica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here