Expertos confirmaron que siguen de cerca la situación del volcán Peteroa, de 4.135 metros de altura y situado en la frontera argentino-chilena, luego de que intensificara su actividad desde el pasado sábado.

Miguel Haller, vulcanólogo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET) de Argentina, dijo en declaraciones difundidas por la agencia oficial Télam que la erupción del Peteroa produjo el sábado «una columna eruptiva compuesta de gases y cenizas que alcanzó unos 200 metros de altura sobre el cráter».

El experto indicó que las imágenes de satélite indican que las cenizas cayeron sobre la nieve de las cumbres de las montañas cercanas, en la Cordillera de los Andes, «y se recomienda el monitoreo continuo para poder evaluar la situación».

Las ciudades más próximas al volcán son la argentina Malargue (provincia de Mendoza) y la chilena Talca, mientras que el centro de esquí Las Leñas es el punto turístico más cercano al Peteroa.

«En observaciones en el lugar realizadas en marzo del año en curso comprobamos que hubo un cambio de ubicación y número de fumarolas, hecho que se interpreta como propio de la dinámica de un volcán activo como el Peteroa», dijo por su parte Dario Trombotto, del Centro Internacional de Ciencias de la Tierra (ICES).

Según el experto, este cambio es «una respuesta al terremoto de febrero de 2010 en Chile que produjo movimientos de áreas pétreas a ambos lados de la cordillera».

Espertos estarían viajando hacia la zona del volcán

3 Comentarios

  1. Me alegro que ustedes se interesen por este tema ya que muchas autoridades de mi pais escurren el bulto cuando se les consulta por la actividad del Peteroa, quizas para evitar ahuyentar el turismo de la zona. Aún así nosotros podemos monitorear desde la diistancia la fumarola que se ve desde Chile y les invito a revisar nuestro blog donde veran filamaciones y fotos de este evento registrado por nuestras cámaras.

  2. Estuve viendo mapas y medì la distancia que hay entre el volcán y la Ciudad de San Rafael: 210 Kms. en línea recta. CHILE viene monitoreando la actividad del volcán desde hace más de 7 años. Además de el estudio de campo efectuado por los científicos, en época de verano se cuenta con la observación directa por parte de Carabineros de Chile, que es destacado en Pichoante, a unos 15 Kms. «bajando» desde del Paso Vergara o Planchón hacia la Ciudad de Curicó. Acá, en San Rafael, estamos pendientes qué pasa con los mineros de Copiapó pero evitan el trabajo de indagar donde corresponde para informar a la población y tomar recaudos, sin alarmar.

  3. Lean estp, que me parece interesante sobre esta situacion y los argentinos no hacen nada, ni alertan, ni preveen, mienten y ocultan informacion como la siguiente
    Tras la erupción del volcán Peteroa en el límite argentino – chileno, en Malargüe, surgieron voces que mencionaron los «avisos» recibidos con anterioridad a que se produjera este episodio que nos mantiene en vilo.

    «En observaciones realizadas en el lugar en marzo de este año comprobamos que hubo un cambio de ubicación y número de fumarolas, hecho que se interpreta como propio de la dinámica de un volcán activo como el Peteroa», dijo Dario Trombotto, del Centro Internacional de Ciencias de la Tierra (ICES) de Chile.

    Según el experto, este cambio es «una respuesta al terremoto de febrero de 2010 en Chile que produjo movimientos de áreas pétreas a ambos lados de la cordillera», según lo publicó el diario trasandino La Tercera.

    Los científicos y especialistas deberán estudiar la situación, pero según las declaraciones de asiduos pescadores al Río Salado, en el sur de Mendoza, los peces desaparecieron luego del terremoto en Chile en febrero pasado.

    Favio Torresi, es ingeniero que tiene, como muchos mendocinos, un hobby, pescar. Por eso durante la temporada de pesca, desde hace casi 25 años, viaja dos o tres veces por mes a Malargüe para pescar en las aguas del Río Salado.

    “Habitualmente logramos una pesca de unos 10 o 15 peces que devolvemos al agua, ya que no se los puede matar”, afirma Torresi, “pero luego del terremoto en Chile (27 de febrero del 2010) las condiciones de la zona cambiaron. Volví el fin de semana siguiente al terremoto y no pesqué nada, volví casi todos los fines de semana de marzo, antes de que se terminara la temporada, y nada. Consulté a otros pescadores, y tampoco, no había peces en el agua, tampoco había peces muertos en las orillas ni flotando, la cosa resultó ser muy rara”.

    La extraña situación que se vive en el Río Salado, no sólo queda allí, Torresi detectó que el color del agua había sufrido una variación. Si bien los ríos de montaña suelen tener cambios en su color, hecho que es habitual debido a los deshielos de la época, esta vez era diferente. “No era agua marrón de deshielo, su aspecto en general era más verdoso, pero no sabría decir por qué”.

    Lo sucedido esta temporada de pesca, llamó la atención de todos los pescadores, quienes incluso beben de esa agua, la usan para preparar mate o café. Pero este año los mates tenían un sabor raro también.

    Esta agua suele tener un sabor más salino que un río común, “habitualmente todos tomamos agua de ese río, si bien es un poco más salada que otros ríos, ahora tenía un sabor diferente, algo así como azufre, yo solía prepararme el mate con ese agua, pero ahora eran intomable”.

    Los pobladores de la zona no salen de su asombro con los cambios observados en el lugar, de lo cual es posible que las autoridades no hayan tomado cartas en el asunto todavía. Se trata de leves indicios de cambios que se produjeron tras el tremendo terremoto en Chile y a simple vista parece haber cambiado el ecosistema del lugar.

    Es obvio que la montaña sufrió alteraciones, grietas que se abrieron más y otras nuevas que se generaron por el movimiento, hay vertientes de agua desde donde antes salía un “chorrito” y ahora sale como si fuese un arroyo. Son cambios que se pueden incluso observar a simple vista.

    Más testimonios reveladores

    Santiago Navarra se encontraba acampando en Valle Hermoso, en el Cajón del Río Grande, en donde se juntan dos ríos, el Tordillo y el Cobre. “A la hora en que después nos enteramos que había sido un terremoto en Chile, una gran explosión derribó un cerro en la zona. Era un cerro negro, chiquito, que debe haber perdido unos 50 o 60 metros de altura”.

    “Pensamos –acotó- que eran mineros o que los malayos estaban dinamitando la zona de madrugada. Hubo tierra en el aire durante 24 horas, no se veía nada. Al día siguiente, el caudal del río había subido notablemente».

    Navarra cuenta que se fueron en cuanto recuperaron visibilidad. Al llegar a Malargüe, dijo, “nos enteramos de lo que había pasado, pero sin dudas que fue tremendo el impacto en la geografía de la zona”.

    Alejandra es la encargada del hotel Lahuen Co, en Los Molles, una bella posada de montaña dedicada a los baños termales, a tan sólo unos kilómetros de Las Leñas. También allí el terremoto dejó sus señales, aunque no afectó el normal desarrollo de la actividad turística.

    “Por ejemplo –relató- el nivel del agua de las piletas termales del hotel subió notablemente, al punto de que parte del hotel se nos inundó”. Hicieron los cambios pertinentes para que éste pudiera seguir funcionando frente al nuevo fenómeno y, según le contó a MDZ, “en la parte posterior del hotel salieron algunos manantiales y otras termas que ya no existían”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here