También hallaron restos de la nave de Air France. Había enviado 24 mensajes de desperfectos antes de precipitarse al Atlántico.

Diecisiete cadáveres ya fueron rescatados por naves de las armadas brasileña y francesa en aguas del Atlántico, donde el domingo pasado cayó el Airbus 330 que cumplía el vuelo 447 de Air France entre Río de Janeiro y París, con 288 personas a bordo.

Autoridades navales y aeronáuticas del Brasil informaron ayer la recuperación de un total de 17 cuerpos pertenecientes a víctimas del accidente y de decenas de restos de la aeronave cerca del archipiélago rocoso San Pedro y San Pablo.

Los nueve cadáveres hallados por la Marina brasileña eran trasladados anoche en la fragata «Constituicao» hacia la isla Fernando de Noronha, base de los operativos de búsqueda, y los ocho restantes por la fragata francesa «Ventose».

El comando conjunto de la Fuerza Aérea y la Marina brasileña precisó que cuatro cuerpos eran de hombres, cuatro de mujeres y uno estaba aún sin identificar.

El lugar donde «tal vez» cayó el Airbus está en aguas jurisdiccionales de Brasil que contornan el archipiélago San Pedro y San Pablo.

Horas antes la Fuerza Aérea había divulgado la foto de un fragmento del avión con manchas de óxido y la inscripción «Air France».

Hasta ahora no han podido localizar las cajas negras que registran los sonidos en la cabina -entre ellos las conversaciones de los pilotos- y los datos del vuelo, que podrían estar a unos 3.000 metros de profundidad.

A pedido de Francia, Estados Unidos enviará equipos submarinos de alta tecnología para rastrear el aparato, clave para entender los motivos de la catástrofe aérea.

Los cadáveres serán llevados por la Fragata «Constituicao» hasta 300 kilómetros de la isla de Fernando de Noronha, el punto de tierra firme más cercano, y desde allí por un avión Hércules C-130 hasta Recife, donde la Policía Federal de Brasil y la Policía Civil de Pernambuco realizarán la identificación. Para ello ya arribó al lugar un nuevo grupo de peritos en identificación de cadáveres.

El capitán Giucemar Barbosa, portavoz de la Armada, indicó que cinco barcos brasileños y una fragata francesa están en la región de la búsqueda. «Los equipos de rescate continúan dando prioridad a los cuerpos», afirmó.

Además de los 17 cuerpos fueron localizados dos asientos del Airbus 330 que se precipitó al mar cuatro horas después de partir desde el aeropuerto internacional Tom Jobim de Río de Janeiro hacia París.

En París, fuentes de la investigación informaron que el Airbus envió 24 mensajes de desperfectos antes de hundirse en el Atlántico, entre ellos la caída del sistema eléctrico y la despresurización de la cabina, que es todo lo que se sabe hasta ahora sobre las causas del accidente.

Para identificar a los cadáveres, la Policía Federal del Brasil recolectó cabellos y saliva de familiares directos de las víctimas para comparar los ADN, en caso de que sea necesario.

Previamente, los parientes de las víctimas brasileñas reunidas en el hotel Windsor de Río de Janeiro recibirán fotografías de los cadáveres y de los objetos encontrados flotando en el mar. «Nos informaron que serán identificados por fotografía. Tal vez el estado de los cadáveres nos permita una identificación visual», dijo Maarten Van Sluys, hermano de una pasajera. Agencia Télam

(DiarioUno)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here