El Rojo le hizo tres goles a Godoy Cruz en el segundo tiempo, para borrar el bajón de la Libertadores y quedar a sólo tres puntos del líder Estudiantes. Los hinchas tuvieron su desahogo en Avellaneda. Nace otra ilusión.

Con la necesidad imperiosa de ganar, Independiente logró derribar la dura muralla que plantó Godoy Cruz y así se llevó un triunfo de oro, para derrotar por segunda vez en su historia al conjunto mendocino. Esta vez fue por 2-0, con goles de Iván Vélez y Hernán Fredes.

Al Rojo le costó en la primera parte y no encontraba la forma de generar peligro en el área rival. Buscó con pases cruzados y con insinuaciones de Patito Rodríguez, pero la gran cantidad de defensores que custodiaban el arco de Sebastián Torrico siempre lograban despejar el peligro.

El quiebre llegó en la segunda parte: Iván Pérez, uno de los pibes, sacó la cara por el equipo y, con un zurdazo impecable, le rompió el arco al Tomba. Ahí, los mendocinos se vieron obligados a salir al ataque y Hernán Fredes, con otra gran jugada, sentenció el 2-0. Ya con todo liquidado, Leonel Núñez puso la frutillita del postre y coronó el 3-0. Buen rendimiento de Fabián Assmann, que tapó pelotas importantes cuando el equipo más lo necesitó.

Independiente, casi afuera de la Libertadores, acumula su segunda victoria en fila en el Clausura (invicto en los últimos cinco partidos) y así respira más tranquilo con el tema del promedio. Suma cuatro puntos más que River y Tigre, aunque con un juego más.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here