A dos días de que Correa declarara persona no grata a la embajadora estadounidense, el gobierno de Barack Obama reaccionó con la misma dureza: expulsó al embajador ecuatoriano. Washington amenaza con más sanciones.

Ni lerdo ni perezoso, el gobierno de Barack Obama declaró persona no grata al embajador de Ecuador en Washington, Luis Gallegos, y le solicitó que se marche del país “lo antes posible”, en una réplica a lo que calificó de “injustificada” acción por parte de Rafael Correa con su diplomática en Quito, Heather Hodges, expulsada por declaraciones aparecidas en los cables filtrados por WikiLeaks.

Los Estados Unidos anunciaron, igualmente, la intención de suspender el diálogo bilateral con Ecuador que estaba previsto para junio. “La injustificada acción del gobierno ecuatoriano al declarar a la embajadora persona no grata no nos ha dejado otra opción que esta acción recíproca”, dijo la oficina para Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado en un comunicado que reproduce la agencia DPA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here