El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de La Matanza condenó a prisión perpetua a Roberto Leiva (29) y a 10 años a Freddy Chena Paredes (20), imputados como «coautores» de los delitos «robo agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con homicidio calificado criminis causa» en la causa por el crimen de Gustavo Lanzavecchia.

El tribunal estuvo compuesto por los jueces Javier González, Gabriela Rizzuto y Matías Deane.

En el marco de la causa por el crimen de Lanzavecchia, el decorador de Susana Giménez asesinado en febrero de 2009, en su casa de la localidad bonaerense de Lomas del Mirador, el fiscal Eduardo Campanella había pedido prisión perpetua para los dos acusados.

El hecho ocurrió la tarde del 27 de febrero de 2009, cuando un llamado a la policía alertó que en una casa de Charcas 3722, en Lomas del Mirador, había personas heridas, por lo que los efectivos fueron al lugar y encontraron el portón corredizo eléctrico cerrado desde el interior.

En ese momento, los policías escucharon una voz entrecortada de un hombre que les decía que estaba mal herido y que era el teniente Alejandro Álvarez Auer (35), piloto de helicópteros de base de La Matanza.

Al comenzar a recorrer la casa, descubrieron que en el fondo de una piscina había otro hombre, que resultó ser Lanzavecchia, a quien sacaron, le dieron respiración boca a boca y le efectuaron tareas de reanimación.

La víctima arribó al centro de salud con muerte cerebral y falleció poco después, mientras que el policía fue atendido por dos heridas, una en el tórax y otra en un glúteo. Según la autopsia, el diseñador murió por «sumersión», estaba atado de pies y manos, y tenía signos de haber sido arrastrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here