Bloquearán el camino por 3 horas a la altura del penal Almafuerte. Ayer se reunieron con el Ejecutivo pero no hubo respuesta a su reclamo de un aumento salarial de $500.

A pesar de las advertencias del Gobierno, los estatales nucleados en ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) cortaron esta mañana calle Alem y ahora vuelven a cortar la ruta internacional 7 un día antes de Semana Santa.

Los delegados de hospitales públicos, dirección de Parques y Zoológicos y el Cose, entre otros, decidieron volver a bloquear el camino internacional a la altura del penal de Almafuerte por entre 2 y 3 horas, aunque no descartan extender el lapso.

La medida se determinó a media mañana, en una asamblea realizada frente al hospital Central en la que se bloqueó calle Alem por poco más de una hora, causando grandes molestias en el tránsito, sobre todo en el servicio de troles.

La secretaria gremial de ATE, Raquel Blas, aseguró: “si el miércoles próximo el Gobierno no lleva una propuesta concreta, el corte tiene que ser más contundente”.

El representante de ATE Salud, Roberto Macho, replicó: “Estamos dispuestos a seguir adelante porque los compañeros no llegan con su sueldo a fin de mes y no aguantan más”.
 
Ayer, Macho y Blas presentaron al Ejecutivo un pedido de aumento de sueldo de emergencia de $500 para todos los estatales, calculados en 15.600 asalariados, en calidad de remunerativo y retroactivo al 1° de marzo y que implicaría para las arcas del Estado una erogación extra de 110 millones de pesos.

Pero el ministro de Hacienda, Adrián Cerroni, dijo, luego de la reunión de la tarde, que el Gobierno no podía dar dicho aumento ya que representa el 20% de la masa salarial prevista, además de señalar que el cálculo estaba mal hecho.

Por lo pronto, las partes volverán a reunirse el miércoles de la semana próxima en la subsecretaría de Trabajo. Se espera que allí el Gobierno presente una contrapropuesta que destrabe el conflicto.
 
A favor, pero no tanto…

Si bien la decisión del corte de ruta fue unánime, varios de los asambleístas expresaron su desconfianza sobre el eco concreto que tendrá la medida. “Cortemos, pero vayamos todos”, criticó una empleada del Central.

Por lo bajo, dos enfermeras discutían posiciones que perfectamente podrían extenderse a otros trabajadores. Una de ellas consideraba “inteligente” bloquear la ruta 7 teniendo en cuenta el impacto que tendría por la cantidad de personas que viajan desde y hacia Chile por la Semana Santa.

Pero su colega le respondió que de esa forma se impediría la llegada de turistas, cosa que el Gobierno utilizaría en su contra al alegar que no podría dar un aumento salarial por la disminución de la recaudación por la merma de visitantes.

(DiarioLosAndes)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here