Desde ahora, toda información sobre sismos deberá requerirse a la provincia de San Juan.

Debido a la finalización del convenio que existía entre el Centro Regional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Cricyt) y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Regional Mendoza, la estación sismológica que funcionaba en Mendoza cerró sus puertas esta semana. Desde ahora, toda la información sísmica dependerá del Instituto Nacional de Prevención Sísmica.

«Estamos teniendo reuniones para llegar a un acuerdo por la administración de los datos», aseveró el decano de la facultad regional, Eduardo Balasch. Creada en 1968, la estación ubicada en Avenida Thays y Leal, en el parque General San Martín fue creada con el objetivo de proveer datos a medios locales y nacionales acerca de la hora, ubicación, profundidad y magnitud de los sismos registrados, sumado a que Mendoza, es una de las provincias argentinas, más propensas a la actividad sismico-volcánica, por su cercanía con la Cordillera de Los Andes.

Con este cierre temporario, ya que el Gobierno de Mendoza intervino en el asunto y mantiene reuniones para abrir la estación nuevamente, toda información pasará a depender del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres), ubicado en la provincia de San Juan, que también tiene sus falencias sobre todo en días sábado, domingo y feriados o fuera del horario administrativo, ya que existe una guardia mínima consistente en un técnico que no permanece en la estación y al que hay que ubicar vía telefónica para que regrese al Inpres y analice los datos que suministra el sismógrafo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here