El Gobierno del Chubut declaró anoche la situación de alerta roja por los graves incendios forestales en la zona cordillerana y decidieron evacuar El Hoyo. El incendio, que ya afectó a dos mil hectáreas, se encontraba fuera de control y comenzó a afectar el casco urbano de esa localidad cordillerana.

Un funcionario provincial indicó que se le pedía «por favor» a la población que abandone sus casas y se dispuso dos escuelas para acoger a los evacuados.

El descenso de la temperatura y el pronóstico de lluvia para las próximas horas, podría aliviar el agotador trabajo que llevan adelante los 300 brigadistas que tratan por todos los medios de controlar el fuego de bosques nativos que se desató el martes, en la zona de Puerto Patriada, a unos 12 kilómetros de la localidad de El Hoyo, y anoche seguía sin control el fuego en el cerro Pirque y Derrumbe.

Ayer las corrientes de viento rotaron hacia el sur, y el fuego comenzó a propagarse hacia la zona de Epuyén, localidad cercana a la zona del incendio, aunque las autoridades locales habrían dicho que no existía peligro.

Si se cumple el pronóstico, que incluye lluvia y descenso de temperatura, podrían favorecer tremendamente las tareas de los brigadistas.

Al menos 15 personas que en su momento fueron evacuadas, regresaron ayer a sus hogares en el paraje denominado Rincón del Lobo, cerca de Puerto Patriada. Sin embargo, continuaban las evacuaciones preventivas en el área afectada.

En las últimas horas se registró en la zona un cambio en la dirección de los vientos, por lo que el fuego se expandía en dirección sur hacia la localidad de Epuyén. Al respecto, el ministro de Producción, Sergio Bohe, dijo al periodismo que se está lejos de una situación de peligro para la localidad, ya que la separan varios kilómetros y la situación evoluciona con las horas de acuerdo a las condiciones climáticas.

El pronóstico meteorológico prevé lluvias para las próximas horas y estiman que perduren hasta el próximo martes, por lo que podrían caer unos 20 milímetros.

El efecto más favorable estaría dado por la baja de temperatura que provocaría el fenómeno y mejoraría las condiciones de lucha contra el foco del incendio.

MAS BRIGADISTAS

El viernes, el Gobierno provincial habría solicitado refuerzos a la Nación y tenía prevista la incorporación de 40 brigadistas chilenos, aunque esta posibilidad fue descartada ayer a raíz del avivamiento del fuego en las Torres de El Paine que mantiene una situación de extrema necesidad. Sin embargo, en Chubut se esperaba la llegada de unos 40 brigadistas provenientes de Jujuy y Salta.

La necesidad de recambio está dada a raíz del cansancio que sufren los brigadistas, al tiempo que la cantidad de efectivos no pueden superar los 300 que actualmente se desempeñan, ya que ello insume mayor demanda logística.

 LA MANO DEL HOMBRE

La mano del hombre está presente «en el 98% de los casos de incendios forestales en la Patagonia en diversas formas», dijo Rodrigo Robeta, director de Protección Forestal de Chubut, donde ya se quemaron 2.000 hectáreas.

En diálogo con Télam, el funcionario sostuvo que estos accidentes son más habituales «cuando comienzan a eliminarse los desechos vegetales y forestales. En este caso, existe el riesgo de que la persona se descuide y se genere un incendio», aunque aclaró que la otra causa muy común de los incendios «es la negligencia y la intencionalidad».

No obstante, Robeta explicó que las condiciones de extrema sequedad, con un déficit de lluvias anuales cercano al 40%, la baja humedad y altas temperaturas, a lo que se suma el desaprensivo accionar de las personas, son la consecuencia de una temporada de incendios forestales que está resultando más intensa si se la compara con años anteriores.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here