La ciencia las consideraba extintas. Hasta ahora solo habían encontrado, en un lapso de 140 años, tres cráneos.

Dos ballenas casi desconocidas por la ciencia fueron halladas por primera vez después que quedaran atrapadas y murieran en una playa de Nueva Zelanda. El informe publicado por la revista Current Biology revela la primera descripción del cetáceo.

Es una ballena picuda de pala dentada conocida solo por el hallazgo de huesos. Recién ahora la ciencia determinó que no se había extinguido y recuerda cuán poco se sabe, incluso con la tecnología existente, de la vida de los océanos.

«Esta es la primera vez que esta especie, una ballena de más de cinco metros de longitud, ha sido vista como una muestra completa, y tuvimos la suerte de encontrar dos de ellos», le reveló Rochelle Constantino, de la Universidad de Auckland, a la agencia de noticias EP.

«Hasta ahora, todo lo que hemos conocido sobre la ballena picuda de pala dentada eran tres cráneos parciales recogidos en Nueva Zelanda y Chile durante un período de 140 años. Llama la atención que no sabemos casi nada acerca de un mamífero tan grande», añade.

Los investigadores desconocen los motivos por los que el animal es tan difícil de ver.

«Puede ser que simplemente son una especie en alta mar que vive y muere en las aguas profundas del océano y sólo rara vez llegan a tierra», dice Constantino. «Nueva Zelanda está rodeada por grandes océanos, por lo que hay una gran cantidad de vida marina que sigue siendo desconocida para nosotros», concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here