La actriz norteamericana Lindsay Lohan, de 24 años, fue condenada a 90 días de cárcel por no haber respetado el período de reeducación que la Justicia le había impuesto por conducir en estado de ebriedad.

La actriz estalló en lágrimas cuando la jueza Marsha Revel le comunicó la condena, que también incluye un programa de rehabilitación de tres meses para dependientes de alcohol y drogas, según despacho de la agencia italiana Ansa.

Antes de la sentencia, Lindsay Lohan había implorado clemencia a la jueza, y le aseguró que estaba siguiendo con rigor el programa de recuperación al que había sido condenada.

«Para mí no es una broma, está en juego mi vida, mi carrera», habría señalado. Sin embargo, la Corte consideró que la actriz no se presentó regularmente a las sesiones de reeducación, como se le había impuesto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here