Mauricio Macri, entre globos y remeras de colores, se la jugó por su reelección en el distrito porteño. Muy lejos en las presidenciales y con una pelea intestinta hacia adentro de su partido, el expresidente de Boca buscará otro mandato en la Ciudad.

 

La información ya se manejaba hace varios días; Macri declinaría su ilusión presidencial para ir por la reelección en el ámbito porteño. Las razones fueron dos: sus magros números en las encuestas en el ámbito nacional, y la interna por la sucesión en el ámbito porteño que estaban desangrando al PRO.

 

Hoy, en una fiesta circense, Macri terminó de bajarse de la carrera presidencial y anunció que irá por la reelección en la Ciudad e hizo un llamado a la «unidad nacional» en un discurso breve.

 

Al mismo tiempo, explicó que el PRO formará parte de alguna opción nacional en las elecciones presidenciales de octubre.

 

«Estoy convencido que el lugar para hacer mejor aporte para la Argentina que todos queremos es la Ciudad de Buenos Aires», señaló Macri en su breve discurso.

 

«Les pido con mucho orgullo y con mucha humildad que me acompañen en éste nuevo desafío que es la reelección en la Ciudad de Buenos Aires», continuó el candidato del PRO.

 

De ésta manera, Macri buscará cuatro años más de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires. Si bien las encuestas lo dan primero en intención de voto, por ahora el candidato del PRO deberá ir a una segunda vuelta con el candidato que elija el Frente Para la Victoria.

 

Habrá que ver también cómo impacta la candidatura de Pino Solanas en el distrito, otro actor que se había lanzado con fuerza en la carrera presidencial pero que luego debió bajarse por su baja intención de voto en el ámbito nacional.

 

En el acto, el PRO y sus seguidores intentaron hacer pasar por fiesta, lo que en definitiva fue la declinación de una candidatura presidencial que Macri veía como muy factible hace poco más de un año. El partido que gobierna la Ciudad desde hace casi cuatro años nunca logró un importante armado en el interior del país y al mismo tiempo, la gestión del Gobierno Nacional mejoró la intención de voto de la Presidenta Cristina Kirchner y echó por tierra la candidatura presidencial de Macri.

 

Aún así, el PRO intentó festejar la candidatura de Macri aunque el humor dentro del partido no fuera el más alentador.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here