Guillermo Bordenave se refirió al fallo dado a conocer ayer, a favor de los cinco efectivos, y consideró que “los jueces hicieron una valoración errónea de la prueba”. Además, anticipó que la semana próxima apelará ante el Tribunal de Casación bonaerense. El joven perdió la vida en febrero de 2008 en Ramos Mejía.

El fiscal de La Matanza Guillermo Bordenave afirmó hoy que la absolución dictada en favor de cinco policías por el crimen de Gastón Duffau es «gravísima» y que los jueces efectuaron «una valoración errónea de la prueba».

Por ese motivo, la semana próxima apelará ante el Tribunal de Casación bonaerense el fallo por el que se consideró inocentes a cinco efectivos de la comisaría de Ramos Mejía e insistirá en que cometieron el delito de «torturas seguida de muerte».

«Los jueces hicieron una valoración errónea de la prueba y ésta tiene que ser razonable. La absolución que dictaron es gravísima, pero igual la sentencia no está firme», remarcó Bordenave en declaraciones a Télam.

En el fallo, los jueces ordenaron que se investigue si Bordenave, que actuó tanto en la instrucción del caso como en el juicio oral, cometió algún delito de acción pública.

«Un fiscal de la Provincia tiene al juez de Garantías que controla y, en este caso, confirmó la prisión preventiva, después lo hizo la Cámara y cuando los defensores recurrieron a Casación se rechazó el recurso que presentaron», dijo el fiscal, en referencia a que su desempeño fue avalado en tres ocasiones.

Respecto de los fundamentos del Tribunal Oral en lo Criminal 5 de La Matanza para absolver a los policías, Bordenave criticó que se haya descartado la autopsia y un estudio histopatológico (de tejidos) efectuado por médicos de la Procuración General de la Suprema Corte bonaerense.

«La conclusión de la pericia médica de la Procuración determinó que hubo noventa politraumatismos y asfixia, que en combinación provocaron la muerte de Gastón Duffau, pero los jueces dudaron de los testimonios de los forenses en el juicio», afirmó.

Dijo que también rechazaron otra autopsia pedida por la defensa de los policías que se efectuó en la morgue judicial de la Nación, que también arrojó que las lesiones de Gastón eran «recientes y vitales».

Para el fiscal, los jueces no concordaron con el momento en que Gastón sufrió las lesiones (presuntamente en la comisaría de Ramos Mejía) y avalaron a un testigo cuyos dichos, para él, «nunca tuvieron valor» porque fue «muy impreciso».

«Se tomaron de un remisero que dijo que al ’loco del catorce’ lo vio en la madrugada del 22 de febrero que era abordado, que le pegaron patadas en las costillas y en la cara», se quejó el representante del Ministerio Público, en referencia a un hecho ocurrido el mismo día del crimen.

Bordenave también sostuvo que los jueces «le creyeron más a los policías (juzgados) y no a los diez testigos que lo vieron a Gastón en el Mc Donalds con el torso desnudo y no le vieron golpes en ninguna parte».

«De ninguna manera él podía tener cinco costillas rotas desde antes y caminar normalmente», conlcuyó.

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here