Desde el lunes llueve sin cesar en esa ciudad y esta situación provocó inundaciones y deslizamientos de tierras, fundamentalmente en las favelas. Hay sectores en los que cayeron 200 milímetros de agua

Las intensas e incesantes lluvias que se abaten desde el lunes sobre el estado de Río de Janeiro han dejado más de 100 muertos, ocho de ellos en la capital, que está totalmente paralizada por inundaciones y deslaves, informó la Defensa Civil.

Por su parte, el Cuerpo de Bomberos de la llamada Ciudad Maravillosa no descarta que esa cantidad aumente, pues existen una veintena de desaparecidos.

Agregó que las labores de socorro permitieron rescatar a 44 personas, mientras prosigue la tarea de búsqueda de los desaparecidos. La Defensa Civil, por su lado, refirió que los fallecidos se registraron en las ciudades de Río de Janeiro, Niterói, São Gonçalo, Nilópolis, Paracambi y Petrópolis.

El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, confirmó que decretará el estado de emergencia en el territorio debido al temporal, que ha provocado inundaciones, deslizamientos de tierra, derrumbe de viviendas, cortes de energía, caos en el tránsito y sistema de transporte.

Un balance parcial difundido por la defensa civil luego de 17 horas continuas de lluvia, dio cuenta de 14 muertos en la ciudad satélite de Sao Gonçalo, nueve en la vecina Niteroi, y ocho en la capital del estado, de 16 millones de personas.

En la favela Morro das Mangueiras, al norte de Río, las imágenes aéreas de la televisión mostraban a habitantes pidiendo socorro desde las azoteas de edificios precarios color ladrillo de tres o cuatro pisos, que quedaron al borde de un precipicio por causa de un gigantesco deslizamiento de tierra.

«Esas personas están cometiendo casi un suicidio, es una irresponsabilidad que permanezcan allí», comentó a voz en cuello  el gobernador del estado de Río, Sergio Cabral, a la televisión Globo que mostraba las imágenes de abitantes agitando ropa y tarros de plástico en demanda de ayuda.

Cabral pidió a esas personas que busquen resguardo en casas de parientes o en gimnasios de la prefectura (alcaldía) de la ciudad.

Por su parte, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, recomendó a los habitantes evitar salir de casa o intentar llegar al centro de la ciudad, toda vez que los principales túneles que conectan la zona norte con el sur están inundados y bloqueados por autos.

«Todas las calles importantes de la ciudad están cortadas por inundaciones. Intentar franquearlas pone a todos y cada uno en un
riesgo enorme», advirtió el alcalde en un comunicado.

Paes pidió a las personas «no arriesgarse, regresar a casa», según declaraciones al canal Globo de televisión.

Consultado sobre la posibilidad de nuevas obras en la ciudad que será sede de los Juegos Olímpicos de 2016, para mitigar los efectos de las lluvias, el funcionario dijo que «difícilmente una obra dé abasto» en situaciones como la actual.

Desde la noche del lunes muchos autos quedaron abandonados en las calles, sumergidos bajo agua, y algunos conductores permanecieron en ellos hasta la mañana de ayer debido a los intensos embotellamientos.

El aeropuerto para vuelos de cabotaje Santos Dumont, cerró el lunes por la noche pero reabrió ayer, según mostró la televisión local. La terminal internacional Galeao funcionaba pero los vuelos sufrían retrasos. Muchos de ellos, provenientes de otras zonas del país, fueron cancelados.

La consultora climática Climatempo lanzó una alerta sobre riesgo de deslizamientos de tierra por causa de la lluvia, debido a que los suelos tienen su capacidad de retención de agua totalmente superada.

«Muchas localidades de Río tienen lluvia superior a 120 mm en 24 horas (inclusive superando los 200 mm en dos lugares de medición) indicando que en gran parte del municipio se excede la capacidad de retención de agua del suelo», indicó.

«Así aumenta el riesgo de deslizamiento» de tierras, añadió. Algunos deslizamientos de terreno se produjeron ya en la ciudad, mostró la televisión local y constataron fotógrafos de la AFP.

El presidente Luiz Inacio Lula da Silva suspendió la inauguración de obras en una favela (barrio pobre) local por causa del mal tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here