River Plate, con David Trezeguet como titular, venció en Catamarca a Sportivo Belgrano, de Córdoba, por 2 a 0, con goles de Martín Aguirre y Rogelio Funes Mori, y pasó de ronda en la Copa Argentina.

River Plate se clasificó este martes a la noche a los octavos de final de la Copa Argentina de fútbol, tras vencer a Sportivo Belgrano de San Francisco, Córdoba, por 2-0, en partido jugado en el estadio Bicentenario de Catamarca.

Los goles del encuentro fueron obra de Martín Aguirre y Rogelio Funes Mori, a los 15m y 40m del complemento respectivamente.

En la próxima instancia, River se enfrentará con el ganador del choque entre Atlanta y Quilmes (ambos de la B Nacional), previsto para el jueves de la próxima semana, también en Catamarca.

River salió decidido a hacer pesar su jerarquía y en cinco minutos generó dos situaciones de riesgo frente al arco de Rodrigo Barucco: en ambas, por cierto, participó David Trezeguet, que hace méritos para ganarse la titularidad también en la B Nacional.

En la primera arremetió luego de que Barucco diera rebote tras un remate de Funes Mori y no llegó por centímetros. En la segunda paró de pecho un centro y sacó un disparo que detuvo el arquero.

Pero, de a poco, el conjunto de San Francisco fue emparejando las acciones y también se acercó hasta Chichizola: un tiro libre de Juan Pablo Francia y un remate cruzado de Barrionuevo, desde la derecha, fueron sus ocasiones más propicias.

El conjunto alternativo que presentó esta noche Matías Almeyda volvió a acercarse antes del descanso con un cabezazo y un remate de Funes Mori (el primero tras centro de Juan Manuel Díaz, el otro luego de una habilitación del «Keko» Villalva).

No alcanzó para quebrar el cero pero sí, en líneas generales, para establecer una leve superioridad al cabo de la etapa inicial, en la que Sportivo Belgrano sostuvo el empate con dignidad y una motivación especial por el significado del encuentro.

Debieron pasar 10 minutos para que el «Millonario» tuviera una nueva opción de adelantarse en el marcador, cuando Villalva se escapó por la punta izquierda, envió el centro rasante al área chica y Martín Aguirre no alcanzó a conectar al gol.

Cinco minutos más tarde, ahora sí, River se puso arriba: Aguirre (otro de los que acumula argumentos para tener un lugar entre los 11 habituales) tomó un despeje defensivo tras un centro frontal y, con un «zapatazo» hermoso, batió la resistencia de Barucco.

El pasaje siguiente del partido fue un monólogo riverplatense: lo tuvo Villalba, lo tuvo Funes Mori, lo tuvo Trezeguet. Barucco, en algunas, y fallas propias, en el otro, le restaron eficacia.

A esa altura el partido evidenciaba la diferencia física entre los jugadores de uno y otro, y a Sportivo Belgrano el 0-1 también le empezó a pesar en las piernas: se había acabado la osadía de la igualdad, la columna vertebral de su rendimiento.

Así aumentó Funes Mori, ya a los 40m, aunque la tranquilidad de River se sostenía más allá del resultado. Y en tanto sueña con su regreso a la Primera, dio otro paso merecido en la Copa Argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here