Policia_Federal1Los cuerpos de dos hombres y una mujer fueron encontrados enterrados en un taller textil del barrio porteño de Parque Chacabuco. Los investigadores creen que se trata de un matrimonio de nacionalidad china y de otro hombre de nacionalidad boliviana que permanecían desaparecidos desde hace 18 días.

El hallazgo se produjo en una fosa ubicada en los fondos de una vivienda de la calle Zelarrayán 1342, de Parque Chacabuco, donde desde anoche efectivos de la comisaría 12¦.y de los bomberos aún trabajaban en busca de más cuerpos, ante la sospecha de que puedan estar enterradas otras cinco personas, entre ellas un bebé de 9 meses, que permanecen desaparecidas desde hace un tiempo, informaron fuentes policiales.

La pareja desaparecida desde hace 18 días fue identificada por la policía como el comerciante Chenfang Jin (42) y su mujer Mingzi Wu (45), quienes vivían en la casa de Zelarrayán 1342.

El restante es un hombre de nacionalidad boliviana que trabajaba como empleado en el mismo lugar y no se sabe nada de él.

Según las fuentes, el matrimonio tenía montado uno de sus talleres de confección de ropa en ese inmueble, que ayer fue allanado por la policía en búsqueda de la pareja o de algún indicio sobre su paradero.

Una fuente policial contó que durante el allanamiento de ayer, al comisario de la seccional 12¦, Luis Romero, le llamó la atención que el piso del taller textil había sido recientemente cambiado, por lo que ayer la Justicia ordenó un nuevo allanamiento y la excavación.

Apenas se comenzó a excavar, la policía encontró el cadáver de un hombre y la principal sospecha apunta a que se trata del ciudadano chino desaparecido.

Luego, se encontró el cuerpo de la mujer y, más tarde, el del otro hombre, por lo que todo apunta a que se trata de las personas buscadas.

Además de ese taller textil, el matrimonio tiene otros dos talleres ubicados en las calles Bogotá 3642 y Eva Perón al 5811.

Una fuente de la pesquisa dijo que existen otras cinco personas vinculadas a uno de estos talleres de las que nada se sabe desde hace algún tiempo.

Esas personas son tres ciudadanos chinos, una mujer boliviana, esposa de uno de ellos, y el bebé de ésta de 9 meses de vida.

Si bien la desaparición del matrimonio ocurrió la noche del sábado 19 diciembre, la denuncia fue radicada recién el martes 22, cuando los amigos de la pareja comenzaron a preocuparse porque no aparecían y se lo comunicaron a los abogados del matrimonio.

Los letrados Claudia Torrico y Enrique Piragini, quienes tienen al matrimonio Jin como clientes por otras cuestiones legales vinculadas a una clausura de uno de sus talleres, fueron los encargados de denunciar la desaparición en la comisaría 12a.

«Fueron los amigos de la comunidad china los que nos acercaron su preocupación el 22 de diciembre y ese mismo día hice la denuncia», dijo a Télam la abogada Torrico.

La letrada contó que «lo último que se supo es que el sábado Jin jugó al golf con amigos de su comunidad en un club de Luján y regresó a su casa».

La camioneta Toyota 4X4 del oriental quedó estacionada en la puerta del domicilio de la calle Zelarrayán con la bolsa de palos de golf en el baúl y a la vista, algo extraño, ya que según la abogada, por cuestiones de seguridad el comerciante tenía la costumbre de guardar su vehículo en un estacionamiento a las 23.

La policía ya tiene en la mira a por lo menos un sospechoso, que es un hombre oriental que trabajaba para los Jin como encargado del taller de la calle Zelarrayán y fue visto por testigos merodear el domicilio.

Otro testigo dijo haber visto a este hombre baldeando la vereda frente a la puerta de los PH, el domingo 20 de diciembre a la mañana, una actividad que no solía realizar pese a ser empleado.

Además, este hombre dialogó con la vecina que escuchó los gritos el sábado por la noche y cuando la mujer le preguntó si había pasado algo, el hombre le contestó a modo de broma que a veces el dueño del lugar tomaba alcohol y «se ponía loco».

Los voceros de la investigación revelaron a Télam que durante la tarde un grupo de peritos de la Policía Científica y del Cuerpo Forense del Poder Judicial realizaron nuevas averiguaciones en la casa en búsqueda de alguna evidencia.

Torrico explicó que teme que se haya perdido alguna prueba porque si bien desde la fiscalía de instrucción que investiga el caso solicitó los allanamientos al domicilio y los talleres, a 24 horas de la denuncia, el juzgado que interviene, el de Instrucción 25, recién accedió a esas diligencias el martes último, cuando ya habían pasado 17 días de la desaparición y 14 de la denuncia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here