dakaringresosEl impacto económico del Dakar en la Argentina será de un 15 por ciento más que en 2009. Es decir, que el país ganará más de 120 millones de dólares, una cifra considerable teniendo en cuenta que pagó seis millones de dólares por el derecho de ser sede de la competencia.

La organización del Rally Dakar 2010 representa una fuerte inyección de divisas, por su convocatoria a turistas de todo el mundo. Las economías regionales incrementan sus ganancias a través de la gastronomía y la hotelería. Esta cifra incluye el gasto de los visitantes que pernoctan en las respectivas localidades tanto en hoteles como en campings y aquellos que pasan el día en la localidad, sin hacer noche.

“Para el gobierno es un gran esfuerzo, pero para la Argentina el Dakar es un negocio brillante”, explicó Leonardo Boto, coordinador del Dakar. Mientras que para Enrique Meyer, secretario de Turismo, «el dinero vuelve de un modo difícil de traducir en cifras económicas pero hay algo que no tiene un valor económico tangible, que es la promoción y difusión que obtiene el país por recibir un evento de esta envergadura”.

Todo esto hace que la Secretaría de Turismo de la Nación, a través del Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), apueste fuerte a que el Dakar vuelva en 2011 o 2012. «Puede ser que eso sea una opción, pero por la muy buena organización, el fervor de la gente y los beneficios del movimiento turístico, seguramente el Dakar volverá a la Argentina», explicó Meyer desde Fiambalá, una de las etapas de la competencia.

Mientras que Boto aseguró que “más allá de lo que ocurra en el 2011, lo más importante es que por segunda vez en la historia Argentina y Chile organizan una competencia internacional y esto hay que valorarlo mucho por el esfuerzo que significa”.

El movimiento se vio ya en los días previos a la largada, la capacidad hotelera en la Capital Federal tuvo una reserva del 86 por ciento. Algo similar ocurrió en Córdoba y esa tendencia se repite en La Rioja, Catamarca, San Juan, Mendoza y La Pampa.

La largada del Dakar en el obelisco, fue vista por unos 800.000 mil personas, arribaron al país 8.000 turistas, que desembolsaron unos doce millones de dólares. A esta ganancia, también hay que sumarle el impacto mediático. Hubo 1.153 horas de cobertura televisiva valuadas en 390 millones de dólares.

El promedio de ocupación para los hoteles 4 y 5 estrellas fue de 86%. En los hoteles 5 estrellas la ocupación se incrementó casi el 11% y en los 4 estrellas superó el 18% respecto a igual período anterior. La estimación del total de turistas arribados a Buenos Aires fue de 9000, 12% más respecto a 2009.
El 35% del total de visitantes extranjeros correspondió al mercado Brasil- más de 3000 brasileños. En segundo término se ubica el resto de los países regionales: Colombia, Venezuela, México, Chile y Uruguay. También se registró ocupación de turistas procedentes de Europa, aunque en menor porcentaje.

Cabe destacar que en la pasada edición la inyección económica directa total en los países anfitriones fue de U$S 76 millones, dato que excluye los impuestos aeroportuarios, el impacto indirecto a largo plazo y el desarrollo turístico en la Argentina.

En tanto, el impacto mediático del Dakar, en términos económicos, fue en su totalidad de U$S 390 millones dólares. La cobertura total alcanzó las 1.153 horas de transmisión televisiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here