cristina200La presidenta Cristina Kirchner firmó un decreto de necesidad y urgencia (DNU) junto a todos sus ministros para echar a Martín Redrado del Banco Central.

Redrado  incurrió en «mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público».

El decreto fue la forma  para ponerle fin a la crisis que se había desatado por la resistencia del economista, que se negaba a renunciar, tal como le había pedido Cristina ante su renuencia a ceder los más de 6.500 millones de dólares de reservas con los que el Ejecutivo quería integrar el Fondo del Bicentenario con el que piensa pagar los vencimientos de deuda de este año.

Según fuentes cercanas al presidente del BCRA (lo seguirá siendo, según precisó el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, hasta que el DNU se publique mañana en el Boletín Oficial), en estos momentos se encuentra reunido con un grupo de abogados analizando la situación.

Los DNU necesitan la firma de todo el Gabinete. Por eso, convocó de urgencia a todos sus ministros y algunos incluso debieron interrumpir sorpresivamente sus vacaciones. El del Interior, Florencio Randazzo, estaba en Valeria del Mar. Y los de Trabajo, Carlos Tomada, y Defensa, Nilda Garré, en Pinamar. La propia Presidenta retrasó la actividad que tenía prevista para esta tarde.

Como Redrado fue acusado de los delitos de «mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público», el decreto también manda al Procurador General de la nación a que presente «la denuncia respectiva ante la autoridad judicial».

Ese fondo, que se pretende formar con 6.569 millones de dólares de los cerca de 17 mil millones de reservas de libre disponibilidad, estará destinado a cubrir las obligaciones de deuda externa de este año. Redrado pretendía que, en lugar de un DNU, la orden llegara por una ley del Congreso, actualmente en receso. Y por eso demoraba. Eso fue lo que desató la crisis y, ahora, su expulsión por «mala conducta».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here