Paragauay nos salvó la vida

Hay vida, y aunque parece mentira, la Selección tiene buenas chances de estar en Rusia 2018.

El impacto del 0 a 0 contra Perú fue muy fuerte. De local y en la Bombonera, esa cancha donde se aseguraba un triunfo mítico y con un aliento de la gente que metería goles. Nada de eso pasó. La pelota no entró pese a tener buenas situaciones de gol, y los peruanos hicieron un trabajo muy serio para llevarse un punto a Lima. Pero esa frustración generalizada, y muy lógica, se choca contra la realidad de los números: GANANDO EN ECUADOR, LA ARGENTINA tiene grandes posibilidades de ir a Rusia.

Si Argentina gana y Chile empata o pierde contra Brasil, vamos directo al Mundial. Lo mismo si ganamos y empatan Colombia y Perú, que gracias a Dios se tienen que enfrentar entre ellos y se van a sacar puntos (y los ojos). Incluso, a esta altura ir a un repechaje contra Nueva Zelanda (un rival supuestamente muy pero muy inferior) no estaría mal.

Además, nos vamos a encontrar contra la realidad de un Ecuador ya eliminado y pensando en cómo rearmarse para Qatar 2022. Seguramente habrá incentivación. No hay que negarlo: existe. Pero a la Argentina le queda una sola bala y no puede fallar.

El triunfo de Paraguay en Colombia nos devolvió a la vida. Yo (seguramente muchos de ustedes) estaba con las manos en la cabeza y todo el pelo revuelto. Destruido. Pero los paraguayos reventaron la tabla de posiciones y nos dejaron con buenas chances de clasificar al Mundial. Siempre y cuando ganemos. Y ahí está el principal problema.

El equipo juega bastante mal y le cuesta mucho crear situaciones claras de gol. Y cuando tiene la oportunidad no la mete. Ni Higuaín, ni Icardi ni Benedetto. Ni Messi. 

Argentina depende de sí misma. Tiene que ganar un partido.

Jorge Sampaoli hasta aquí no demostró ninguna de las virtudes que lo consagraron DT del seleccionado. No solo no tuvo autoridad para exigirle a la AFA y los jugadores que estén el lunes en el predio de Ezeiza, sino que se la pasó probando y confundiendo a los jugadores. Y puso en cancha un equipo con apenas un entrenamiento.