Lo analizan en el fisco debido a la causa de evasión, que involucra un monto de hasta $1.200 millones. Las penas llegarían hasta los 9 años de prisión

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) pediría la detención de los directivos de Bunge, una de las cerealeras más grande del país.

La decisión de impulsar la causa es analizada en el fisco debido a la maniobra de evasión agravada, que involucra un monto de hasta $1.200 millones. Las penas llegarían hasta los nueve años de prisión

Un alta fuente del fisco nacional afirmó este lunes que «estamos ante la maniobra de evasión impositiva más importante de toda la historia argentina”.

Luego de los allanamientos realizados el viernes pasado y a la espera del avance judicial de la causa, desde la AFIP precisaron que la investigación hizo foco en la presunción de «triangulaciones nocivas». Desde el organismo que conduce Ricardo Echegaray, consideran que la oficina comercial de Bunge en Montevideo, receptora de una parte de las exportaciones que desde nuestro país hace la empresa, no tiene entidad comercial ni operativa.

De acuerdo a los registros de la AFIP, Bunge canceló $350 millones por Ganancias en 2006 y posteriormente, durante tres años consecutivos, dejó de pagar el impuesto.
Al respecto, los funcionarios del fisco nacional remarcaron que hubo “conductas erráticas” de parte de la cerealera respecto a la declaración de Ganancias y el nivel de facturación que tuvo entre los años 2007, 2008 y 2009. “Llamativamente el mismo período donde ‘explotaron’ los commodities”, enfatizó la alta fuente del fisco .

«Resulta inexplicable que de un día para otro, Bunge haya decidido pagar cero en el Impuesto a las Ganancias», precisaron desde el fisco nacional.

Por lo tanto, la estimación de una maniobra de evasión por más de $1.200 millones surge de multiplicar por 3 los $420 millones que se ajustaron para el 2007.
Desde el fisco nacional, precisaron que la denuncia se presentó luego de que, tras varias consultas a la cerealera, no se recibió respuesta de la compañía “ante todos los requerimientos que realizamos a esa firma».

Asimismo, la alta fuente de la AFIP hizo hincapié en que la compañía “en ningún momento” cuestionó los procedimientos llevados a cabo a través de la Justicia, ni se “expidió” respecto de los motivos por los cuales “facturaba a Uruguay” mientras que las mercaderías se exportaban a otros destinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here