Unas 55 mil personas recordaron hoy en Hiroshima un nuevo aniversario del lazamiento que devastó a la isla. Por primera vez participaron representantes oficiales de EE.UU. y el secretario general de la ONU. Sin embargo, la nota del día la dio Theodore Van Kirk, el último superviviente del «Enola Gay», quien aseguró que «lanzaría la bomba atómica de nuevo».

Al acto, realizado en el Parque Conmemorativo de la Paz, en el centro de la ciudad arrasada el 6 de agosto de 1945, participaron en efecto el embajador de Estados Unidos en Tokio, John Roos, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el primer ministro nipón, Naoto Kan, según reportó la agencia italiana Ansa.

También lo hicieron representantes de 74 países, el número más alto registrado hasta ahora.

Estuvieron entre ellos, también por primera vez, diplomáticos de otras dos potencias nucleares, Francia y Gran Bretaña.

Ban abogó por un mundo libre de armas de destrucción masiva, porque es «la única vía posible hacia un mundo más seguro».

«Mientras existan los armamentos atómicos, estaremos forzados a vivir bajo una sombra nuclear», insistió.

Un minuto de silencio se observó a las 8.15 locales, el momento exacto en el cual la bomba atómica fue lanzada por Estados Unidos hace 65 años, desde una altura de 600 metros, para causar la muerte de al menos 140 mil personas.

Sin embargo, la nota del día la dio Theodore Van Kirk, el último superviviente del «Enola Gay», que aseguró que «lanzaría la bomba atómica de nuevo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here