El arquero y capitán del Flamengo de Brasil, Bruno Fernandes, es el principal sospechoso en el caso que investiga la desaparición de Eliza Samudio, una modelo de 25 años que fue su amante y de quien se desconoce su paradero desde hace un mes. Mientras q el club decidió separarlo del plantel mientras dure la investigación.

La policía busca en un lago de las afueras de Belo Horizonte el cuerpo de Samudio tras recibir una denuncia anónima. La Lagoa Suja (Lago Sucio) se encuentra en una región en la que Fernandes tiene varias propiedades.

Los investigadores quieren rastrear el fondo del lago, que puede alcanzar hasta cuatro metros de profundidad, porque consideran que el cuerpo de la modelo podría haber sido perforado o amarrado a algún peso para hundirlo.

Samudio mantuvo una aventura con Fernandes en mayo del año pasado y tuvo un hijo con él, por el que exigía que el arquero reconociera la paternidad y le pagara una pensión alimentaria. A finales del mismo año, la joven había denunciado al arquero titular del Flamengo ante la policía por supuestos malos tratos y amenazas y por obligarla a ingerir unos medicamentos para que abortara, hechos que el deportista siempre negó.

Ante la polémica originada por su supuesta implicación en la desaparición de Samudio, la semana pasada Fernandes negó haber tenido contacto alguno con ella y dijo que esperaba que estuviera viva. Pero después de que la joven desapareciera, la policía apuntó al arquero como posible sospechoso, interrogó a parte de su familia y amigos y registró varias de sus residencias y automóviles en busca de pruebas.

La policía encontró al hijo de la modelo, de cuatro meses de edad, en la casa de unos amigos de Fernandes y lo entregó a los abuelos maternos.

En los allanamientos realizados, la policía encontró ropa de bebé y de mujer en una de las casas de Fernandes , además de detectar manchas de sangre en un auto del futbolista que son analizadas por peritos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here