Un bebé chino salvó su vida milagrosamente al quedar atrapado del cuello en las rejas de la ventana del octavo piso del edificio donde vive con su familia, en Yinchang, China.

Las fotos de Ming Ming recorrieron todo el mundo vía Internet: el bebé quedó suspendido en el aire desde las rejas que sobresalían de las ventanas de su casa, y se salvó gracias a que sus orejas no pasaron por el hueco entre los barrotes.

Mientras una multitud se reunía en la calle, los bomberos de Yingchan subieron al departamento, donde encontraron al bebé colgado. En seguida agarraron al chico y separaron los barrotes de la reja con la ayuda de una prensa hidráulica, según el sitio inglés Metro.

Al final, Ming fue rescatado sano y salvo del aprieto en el que se había metido. Los bomberos suponen que el chico quiso caminar por sobre las rejas, pero cayó entre ellas en vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here